SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.54 issue1Gabapentin to treat sacral perineural cyst-induced pain: case reportAcute normovolemic hemodilution in children submitted to posterior spinal fusion author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Revista Brasileira de Anestesiologia

Print version ISSN 0034-7094

Abstract

ABREU, Múcio Paranhos de et al. Absceso peridural después de analgesia controlada por el paciente por vía peridural: relato de caso. Rev. Bras. Anestesiol. [online]. 2004, vol.54, n.1, pp. 78-83. ISSN 0034-7094.  http://dx.doi.org/10.1590/S0034-70942004000100011.

JUSTIFICATIVA Y OBJETIVOS: La analgesia peridural frecuentemente es utilizada para el control del dolor pos-operatorio o para tratamiento del dolor crónico en pacientes oncológicos. No obstante no está exenta de complicaciones. En este caso, relatamos la ocurrencia de absceso peridural en una joven paciente, hígida, que fue sometida a analgesia peridural en bomba de infusión controlada por la paciente, que presentó absceso peridural, siendo necesaria  descompresión quirúrgica. RELATO DE CASO: Paciente de sexo femenino, 24 años, 56 kg, 1,65 m, estado físico ASA I, con historia de lombalgia y dificultad de flexión del muslo izquierdo, fue sometida a cirugía para liberación de la musculatura posterior del cuadril o anca. Tres días después del alta hospitalar retornó al hospital quejándose de dolor en el local de la incisión quirúrgica y durante la realización de los ejercicios fisioterápicos. Fue internada y programada analgesia controlada por la paciente (ACP) por vía peridural, para posibilitar el tratamiento fisioterápico. En el centro quirúrgico fue hecha sedación por vía venosa con midazolam (2,5 mg) y fentanil (25 µg), anti-sepsia de la piel y realizada punción peridural en el espacio L3-L4. Después de la dosis test fueron inyectados ropivacaína a 0,75% (75 mg) y fentanil (100 µg) y pasado catéter peridural en sentido cefálico, sin interocurrencias. Fue instalada bomba de ACP conteniendo solución fisiológica a 0,9% (85 ml), bupivacaína a 0,5% (25 mg) y fentanil (500 µg), programada con flujo constante de 4 ml.h-1 y bolus de 2 ml a cada 20 minutos. En el 3º día la paciente relató incómodo en el local de la inserción del catéter, siendo el mismo retirado. Había discreta hiperemia local. Después de veintidós días, la paciente retornó al hospital con dolor de grande intensidad en la región sacrolumbar con irradiación para los miembros inferiores y limitación de los movimientos. No había deficit neurológico o señales flogísticos en el local de la punción o en la herida operatoria.  Fue hecha  hipótesis de absceso peridural y la resonancia nuclear magnética confirmó la presencia del mismo en L3-L4 (2 x 3 cm), realizada laminectomia, la cultura del material mostró tratarse de staphilococcus aureus. La paciente evoluyó bien, sin secuela neurológica. CONCLUSIONES: La analgesia peridural, muchas veces utilizada para el control del dolor pos-operatorio o del dolor crónico, aun cuando muy efectiva, no está libre de complicaciones, aunque raras, como el absceso peridural.

Keywords : ANALGESIA, Postoperative [patient controlled analgesia]; COMPLICATIONS [epidural abscess].

        · abstract in English | Portuguese     · text in English | Portuguese     · pdf in English | Portuguese