SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.26 issue2Conversão de bases de dados MicroISIS para InternetImplementação do Banco de Dados DEDALUS, do Sistema Integrado de Bibliotecas da Universidade de São Paulo author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Ciência da Informação

Print version ISSN 0100-1965On-line version ISSN 1518-8353

Ci. Inf. v. 26 n. 2 Brasilia May/Aug. 1997

http://dx.doi.org/10.1590/S0100-19651997000200009 

RELATOS DE EXPERIÊNCIA

La biblioteca electronica en Colima-Mexico

 

Lourdes Feria Basurto
Ma. Gregoria Carvajal Santillan
Marco Antonio Jauregui Medina

 

 

Resúmen
Un sueño se volvió realidad. La tarea gratificadora de colocar a disposición de los usuarios de recursos tecnológicos de información en el ámbito interno e foráneo, emprendida por la Universidad de Colima, en uno de los estados de México.
En 1983, la Universidad de Colima creó la Dirección General de Desarrollo Bibliotecario con el objetivo fundamental de estructurar el sistema de bibliotecas universitárias para dar apoyo a la enseñanza e a la investigación.
Fue un proyecto que envolvia un arduo trabajo de capacitación de personal, sistematización de información y captación de recursos financieros. La automatización de las bibliotecas posibilitó sistematizar el acervo de las bibliotecas de Colima, además de servir como base para la organización de la primera biblioteca electrónica de America Latina.
La biblioteca electrónica de ciencia fué inagurada el día 1° de Junio de 1995. Ofrece servicio on-line de información sobre documentos de su propia biblioteca así como de otras extranjeras.
El edifício fué proyectado para acomodar equipos modernos e rápidos, conectados a la Internet. Ocupando un área de 3000 metros, el complejo abriga áreas de consulta automatizada, espacio destinado a textos electrónicos; CD-ROMs, colecciones, fonoteca para 20 usuários; 44 cabinas individuales y 10 colectivas, equipadas con Internet y um auditório con capacidad de 250 persoas para congresos.
La biblioteca electrónica despertó un gran interés en los usuários, aumentando los servicios con que atiende desde a una ama de casa como a pesquisadores universitários.
Los desafios y las perspectivas de esta nueva experiencia son los de cómo contar con recursos inovadores, personal y usuários capacitados y equipo adecuado.

Palabras clave
Biblioteca electrónica; Tecnologías de información; Bibliotecas universitárias; Enseñanza y investigación; Biblioteca virtual de la universidad de Colima; Interes del usuário y Biblioteca virtual.

 

 

UN SUEÑO HECHO REALIDAD

En la noble tarea de poner a la disposición de los usuarios los recursos de información, en la gratificante labor de auxiliar a las personas que acuden a buscar distintas informaciones, con diversos enfoques y niveles de profundidad, estamos viviendo ya lo que hasta hace unos años era apenas un sueño: la posibilidad de visitar las principales bibliotecas de Estados Unidos o de Francia o Argentina o de cualquier otro país del mundo, o, igualmente, la posibilidad de consultar las colecciones completas de las revistas científicas más importantes del orbe, o pasear por las galerías de los museos más famosos, u obtener una copia de un texto cuyo original se encuentra a miles de kilómetros de nuestra ubicación; todo esto en una sola sesión de trabajo y sin movernos de la comodidad de nuestro asiento en la sala de consulta de una biblioteca.

Esa posibilidad se ha vuelto una realidad gracias a la evolución del concepto y práctica de la biblioteca: hemos evolucionado de la biblioteca física a la biblioteca virtual o electrónica. Pero ¿qué es y hacia dónde se encamina la biblioteca electrónica?

 

ANTECEDENTES DE UNA EXPERIENCIA: LA BIBLIOTECA ELECTRONICA DE LA UNIVERSIDAD DE COLIMA

Todos los caminos llevan a Roma, dice el refrán. En nuestro caso, el caso particular de la Universidad de Colima, este es el camino que debimos recorrer para llegar a la "Roma" (equiparando el término al de modernidad, que es lo que en su momento representó aquella ciudad) de nuestras bibliotecas: la Biblioteca Electrónica de la Ciencia.

La Universidad de Colima (UC) es una institución pública estatal de educación superior, cuyas acciones están orientadas a la docencia, la investigación y la difusión de la cultura.

En 1983, la Universidad de Colima creó la Dirección General de Desarrollo Bibliotecario cuyo objetivo fundamental fue la conformación del sistema de bibliotecas de la Universidad, con el propósito de apoyar la docencia y la investigación.

Cumplir con tal objetivo significó una ardua labor de formación de personal, sistematización de información, gestión de apoyos financieros para la adquisición de acervos así como construcción y equipamiento de edificios apropiados para bibliotecas especializadas. Con escasos recursos, pero con gran entusiasmo, se logró avanzar en varios proyectos que con el tiempo llegaron a convertirse en importantes centros.

Por otra parte, se creó internamente un software para la automatización de bibliotecas - el Sistema Integral Automatizado de Bibliotecas de la Universidad de Colima (Siabuc) -, que a lo largo de los años ha permitido sistematizar los acervos de las bibliotecas de la UC, y que, además, ha servido de cimiento para la organización de la primera biblioteca electrónica de América Latina.

 

CARACTERISTICAS DE UN SUEÑO MATERIALIZADO

"La Biblioteca Electrónica de la Ciencia (inaugurada el 1 de junio de 1995) es un moderno complejo universitario de servicios de información orientado a la atención tanto de los propios estudiantes, docentes e investigadores locales, como del resto del país e incluso de la región latinoamericana.

"Esta biblioteca tiene como propósito fundamental proporcionar acceso `en línea' (es decir, a través del uso de computadoras) a la información referencial o documental existente en la misma biblioteca o en otras instituciones del país o el extranjero"1.

Esto ha implicado un importante equipamiento de cómputo y de telecomunicaciones, así como de un servidor de 300 drives para discos compactos y un servidor de archivos de importante capacidad, tanto de almacenamiento como de memoria. El edificio ha sido cableado de tal manera que es posible la transmisión de datos a una velocidad aceptable, dado que se manejan un gran número de imágenes a través de medio magnético y opticomagnético, así como conexiones Internet para todos los equipos.

Desde su diseño y construcción se previeron los requerimentos de ductos para el cableado de la red, así como la adecuada capacidad y regulamiento del suministro eléctrico para el funcionamiento de la misma, en razón de la fuerte carga de equipos de cómputo que contendría.

La distribución espacial de los tres mil metros cuadrados de superficie construida, en tres plantas, ha sido pensada para albergar las siguientes áreas:

• Sala de consulta automatizada dotada de estaciones de trabajo con equipo multimedia para consulta en red. Todas las computadoras cuentan con su propia unidad de lectura de disco compacto, audífonos y bocinas. La capacidad de esta sala está pensada para dar sevicio a ciento veinte usuarios simultáneamente.

• Areas dedicadas a acervo, que comprenden espacios destinados a textos electrónicos y CD-ROM, colecciones bibliográficas, hemeroteca y mapoteca.

• Fonoteca para veinte usuarios.

• Cuarenta y cuatro cubículos individuales y diez cubículos para trabajo en grupo con capacidad para diez personas están en servicio para investigadores y tesistas. Todos los cubículos se encuentran equipados con una terminal Internet.

• Unidad de congresos con dos salas audiovisuales, un salón de usos múltiples y un auditorio con capacidad para 250 personas, así como un área de exposiciones, ya que la biblioteca ha sido concebida como un centro tanto de acceso a la información como de intercambio y generación permanente de conocimientos2.

 

VOLUMENES VERSUS IMPULSOS ELECTRONICOS

Jorge Luis Borges, uno de los más importantes escritores de nuestra lengua y exdirector de la principal biblioteca de su natal Argentina, decía que en una biblioteca un volumen es eso: un espacio geométrico inanimado... hasta que llega un lector y lo toma y lo vuelve libro, lo vuelve historia viva. Las palabras de Borges pueden sin duda aplicarse a las bibliotecas que hasta antes de hoy conocíamos, pero no así a la biblioteca electrónica o virtual, porque una de sus características es precisamente la de no ser la existencia de volúmenes físicos su principal recurso. Actualizando la frase del escritor, tal vez podríamos decir que en la biblioteca electrónica, la información es un impulso eléctrico almacenado o vagando por el ciberespacio... hasta que llega un usuario y lo vuelve presencia real, dato tangible.

Pero, ¿cuántas personas se han acercado a volver datos tangibles esos impulsos que fluyen en el éter de la información electrónica? ¿cuántos usuarios han acudido a utilizar los servicios que brinda esta biblioteca? De acuerdo con las estadísticas registradas durante estos dos primeros años de funcionamiento, sabemos que durante los meses de junio a diciembre de 1995 fueron atendidos 31,200 en los distintos servicios que se ofrecen. Asimismo, permanecieron prestados 49 cubículos para investigadores (el 79% de la capacidad existente); se prestaron los auditorios a 221 grupos diferentes; y se registraron (aunque seguramente fueron más) 901 visitas guiadas.

El interés despertado por la utilización del Internet como uno de los servicios prestados por la Biblioteca de la Ciencia de manera gratuita, provocó que se tuviera una gran demanda de solicitud de cuentas personales de correo electrónico. Así, de inicialmente casi sólo el personal de la red bibliotecaria de la Universidad poseer cuentas de correo, en esos primeros seis meses se llegó a la cantidad de 1,800 cuentas asignadas.

Con respecto a la utilización de los servicios, durante el año de 1996, se tuvo una afluencia de 60,000 usuarios; se prestaron 941 veces los auditorios para la realización de conferencias, coloquios y otros eventos académicos; se atendieron 1,181 visitas guiadas, y 2,438 personas hicieron uso de los cubículos de estudio. De igual manera, en 18,716 ocasiones se hicieron consultas a informaciones electrónicas.

En el relato de este camino que estamos haciendo al andar, merece mencionarse especialmente la gran demanda y aceptación que han tenido los cursos de Internet que se ofrecen en la Biblioteca. En 1996, por ejemplo, se impartieron 94 cursos intensivos en que se vieron los temas de consulta de páginas web y gopher, uso de correo eletrónico y transferencia de archivos. Los asistentes a los cursos son siempre de muy disímbolas procedencias: lo mismo se inscriben profesionistas que quieren tener acceso a informaciones actualizadas de su área de trabajo; estudiantes universitarios que quieren complementar sus conocimientos de informática (actualmente esa materia está obligatoriamente incluida en los planes de estudio de todas las carreras de la Universidad de Colima); amas de casa que nunca antes habían utilizado una computadora pero quieren saber "qué es eso del internet" para poder ayudarles a sus hijos cuando estos a su vez tienen necesidad de utilizar esta nueva tecnología para realizar alguna tarea escolar; y se inscriben también, por supuesto, los adolescentes y niños que, fieles a su espíritu lúdico e investigativo, se acercan al Internet sin el miedo a las cosas nuevas propio de los adultos y aprenden más rápidamente que éstos.

De igual manera se ofrecen cursos a especialistas en las distintas temáticas del conocimiento, en los que se capacita sobre el uso de nuevas tecnologías de información.

La demanda de cursos de capacitación de Internet va acompañada de aumento en las solicitudes de cuentas de correo electrónico. A finales de 1996 se tenían registrados 2,700 usuarios en los distintos servidores de la Universidad, y de ellos, 200 hacen uso del Internet vía acceso remoto.

 

IMPACTO

La recepción que se le ha dado a las nuevas tecnologías en la Universidad de Colima es bastante halagador. Maestros, alumnos e investigadores visitan las bibliotecas por su capacidad para la obtención de información automatizada y sus instalaciones modernas y confortables. También les acerca a la biblioteca la necesidad o inquietud de poder contar con una dirección personal de correo electrónico y la sensación de navegar en la supercarretera del Internet a cualquier parte del mundo. Para quienes trabajamos en la dirección de Bibliotecas, es motivo de orgullo y satisfacción el haber logrado lo que hasta hace algunos años era solo un sueño3.

 

RETOS Y PERSPECTIVAS DE ESTA NUEVA EXPERIENCIA

Como en todo camino nuevo que se emprende, debemos adecuarnos a las nuevas circunstancias, debemos mantener la imaginación despierta, dispuesta a implantar innovaciones y a correr riesgos. Contar con un nuevo tipo de biblioteca con recursos materiales innovadores, con formas de búsqueda de información desconocidas hasta hace poco tiempo, requiere igualmente contar con personal y usuarios que posean nuevas actitudes frente a la información, nuevas habilidades y nuevos hábitos.

Por parte de los bibliotecarios se requiere contar con habilidades para el uso de las redes de cómputo, para instalar y consultar discos compactos, para obtener y almacenar información electrónica. Se necesita cada vez menos por parte de los prestadores de servicio de una biblioteca saber de memoria el acervo con que cuenta, y cada vez más, saber internarse en las selvas del Internet, de los discos compactos, de las bases de datos... y regresar a salvo, con información fresca para su usuario.

Por parte de los usuarios se requiere en esta nueva biblioteca, en primer lugar, que le pierdan el miedo a la computadora; que, aun cuando no lleguen a ser expertos programadores, sí que sepan los rudimentos del uso de estos aparatos; los usuarios requieren, de la misma manera, aprender a especificar sus búsquedas, y a discriminar el mundo de información que pueden localizar con estas nuevas tecnologías a su alcance.

Para los directivos de este nuevo tipo de biblioteca, el reto consistirá en mantener actualizada la capacidad de sus equipos de cómputo, para mantenerlos en niveles de eficiencia aceptables, y, por otro lado, el impulsar programas de formación de usuarios, que tengan (siguiendo la moraleja del refrán chino) la intención no de regalar pescados (información), sino la de enseñar a pescar.

 

REFERENCIAS

1. Tomado de FERIA, L. "Vivir `la tercera ola': la biblioteca electrónica en Colima, México", en Investigación bibliotecológica: archivonomía, bibliotecología e información. v. 9 (18), ene-jun, 1996.

2. Confr. FERIA, L., op. cit.

3. ROSAS BARAJAS, J. Reyes. "La biblioteca electrónica: una experiencia en la Universidad de Colima", ponencia presentada en las XVII Jornadas Mexicanas de Biblioteconomía (29 y 30 de abril y 1 de mayo de 1996).

 

BIBLIOGRAFIA

1. FERIA, Lourdes. "Vivir `la tercera ola': la biblioteca electrónica en Colima, México". en Investigación bibliotecológica: archivonomía, bibliotecología e información. 18 p., ene-jun. 1996.         [ Links ]

2. UNIVERSIDAD DE COLIMA. DIRECCION GENERAL DE INTERCAMBIO ACADEMICO Y DESARROLLO BIBLIOTECARIO. Propuesta para la construcción de la Biblioteca para la investigación científica y estudios de Posgrado en la Universidad de Colima. [Colima], 1993. mecanografiado.         [ Links ]

3. UNIVERSIDAD DE COLIMA. Informe de actividades 1995. Colima, 1995. mecanografiado.         [ Links ]

4. FERIA, Lourdes. "La primera biblioteca electrónica de América Latina". Colima, 1995. mecanografiado.         [ Links ]

5. FERIA, Lourdes. "La biblioteca electrónica". En Personal Computing, jun. 1995. p. 30-31         [ Links ]

 

 

The electronic library in Colima
Abstract
A dream came true. It was the pleasing task of making available to the users technological information resources nationwide and overseas. In 1983, the Universidad de Colima, in one of the Mexican States, set up a General Direction of Library Development with the main goal of structuring university library systems as to supporting teaching and research.
The project involved a hard work of training personnel, systematizing information, and raising funds for automation of Universidad de Colima library as a base for the first electronic library in Latin America, which was inaugurated on 1st of June of 1995.
It is a large complex, built in a three thousand square meter area, with technological facilities for individual navigators as well as groups, including a 250 seat room for conference and/or congress.
The challenges and perspectives of this new experience is to be able to count on innovating resources, training of personnel and users and adequate equipment to keep it going, increasing and updating.

Keywords
Electronic Library; Information technologies; Libraries as a source of teaching and research; Universidad of Colima electronic library; First electronic library in Latin America.

 

 

Lourdes Feria Basurto
lferia@volcan.ucol.mx

Maria Gregoria Carvajal Santillan
margre@volcan.ucol.mx

Marco Antonio Jauregui Medina
jauregui@volcan.ucol.mx

Universidad de Colima
Coordinacion General de Tecnologias de Informacion
Direccion General de Servicios Bibliotecarios

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License