SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.24 issue1Socio-spatial segregation, constitution of subject and meaning dailylifePsychological aspects in the use of alcoholic beverages among Karitiana author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Psicologia & Sociedade

Print version ISSN 0102-7182

Psicol. Soc. vol.24 no.1 Belo Horizonte Jan./Apr. 2012

http://dx.doi.org/10.1590/S0102-71822012000100010 

Identidad, etnicidad y bienestar social en un contexto socialmente excluyente

 

Identity, ethnicity and social welfare in a socially excluding context

 

 

Karen Genna; Agustín Espinosa

Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, Perú

 

 


RESUMEN

El estudio analiza los estereotipos que una muestra de adultos de clase media de Lima (n=130) posee sobre distintos grupos étnicos en el Perú. Asimismo, se analizan las relaciones entre las identificaciones con los grupos étnicos referidos y el bienestar social. Las representaciones estereotípicas muestran la presencia de grupos percibidos como de alto y de bajo estatus, los cuales son diferenciados por sus posibilidades de acceso al poder. El alto estatus es atribuido a los peruanos blancos, quienes son percibidos como exitosos y no patriotas. Con este grupo hay una mayor identificación en la muestra y se observa un mayor nivel de bienestar social asociado a dicha identificación. Los afroperuanos, andinos y amazónicos son percibidos como grupos de bajo estatus, observándose además estereotipos de poca competencia y de alta expresividad asociados a los mismos. La identificación con estos grupos es menor y no se asocia al bienestar social.

Palabras clave: identidad; estereotipos; bienestar social.


RESUMO

O estudo analisa os estereótipos que uma amostra de adultos de classe média de Lima (n = 130) possui em sobre diferentes grupos étnicos no Peru. Também analisa a relação entre a identificações com os grupos étnicos referidos e o bem estar social. As representações estereotipadas mostram a presença de grupos percebidos como de status elevado e baixo, os quais são diferenciadas pelo seu acesso ao poder. O elevado status é atribuído aos peruanos brancos, que são percebidos como bem-sucedida e não patriotas. Com este grupo, há uma maior identificação na amostra e se observa um nível mais elevado de bem-estar social associado a essa identificação. Os afroperuanos, andinos e amazônicos são percebidos como grupos de baixo status, pouco competentes, porém muito expressivos. A identificação com esses grupos é menor e não está associada a bem-estar social.

Palavras-chave: identidade; estereótipos; bem-estar social.


ABSTRACT

The study analyzes stereotypical representations of Peruvian Ethnic Groups in a sample of middle class adults from Lima (n=130). Additionally, relationship between Ethnic Identification and Social Welfare is analyzed. In respect to stereotypical contents, it is observed the ambivalent representation of high and low status groups which are differentiated by their access to power and resources. The high status group includes White-Peruvians perceived as successful and non-patriotic people. Participants show high identification to this group and this identification is directly related to Social Welfare. On the other hand, Andeans, Amazonians and Afro-Peruvians were perceived as less successful but more affective and expressive groups. Participants show lower identification with these groups and these identifications are no related to Social Welfare.

Keywords: identity; stereotypes; social welfare.


 

 

Identidad y bienestar social

La identidad étnica constituye un tipo específico de identidad social (Phinney, 1990) y es definida como el conocimiento, orgullo y sentimiento de pertenencia hacia un grupo étnico, el cual puede conceptualizarse como un conjunto de personas que comparten una cultura común y que se auto-identifican y son identificados por otros como parte de ese universo cultural (Zimmerman, Ramírez, Washienko, Walter, & Dyer, 1998).

De manera general, diversos estudios sugieren una relación positiva entre la identidad social y el bienestar (Espinosa, 2011; Haslam, Jetten, Postmes, & Haslam, 2009), ya que ésta provee a las personas de una experiencia psicológica particular que promueve su ajuste social (Suh, 2000, 2002). Al respecto, Bombay, Matheson y Anisman (2010) encontraron que la identidad étnica presenta relaciones directas con el bienestar actuando como un factor protector resiliente contra los efectos que pudieran generar las prácticas discriminatorias dirigidas hacia una persona por su pertenencia a un grupo étnico determinado.

La identidad se construye a través de complejas interacciones entre procesos cognitivos, afectivos y sociales, los cuales son guiados por un conjunto de "motivos" que dirigen a las personas hacia ciertos estados identitarios y las alejan de otros (Vignoles, Regalia, Manzi, Golledge, & Scabini, 2006). Estos motivos son: la autoestima, continuidad, distinción, pertenencia, eficacia y significado (Vignoles, Chryssochoou, & Breakwell, 2002; Vignoles & Moncaster, 2007; Vignoles et al., 2006).

Es posible trazar una asociación conceptual entre los motivos de la identidad antes mencionados y las dimensiones del bienestar social, el cual es definido como la valoración que las personas realizan respecto a las circunstancias en las que viven y sobre el funcionamiento de su sociedad (Keyes, 1998). Este constructo presenta cinco dimensiones que son: aceptación social, integración social, contribución social, actualización social y coherencia social.

La aceptación social, que se traduce en la confianza, aceptación y actitudes positivas hacia los otros miembros del endogrupo (Blanco & Díaz, 2005), parece estar relacionada con el motivo identitario de autoestima, el cual está asociado a la motivación de mantener y reforzar una imagen positiva de uno mismo (Baumeister, 1998; Gecas, 1982; Leary, 2007) y que se expresa en la identidad social a través de la valoración de los grupos sociales a los que un individuo pertenece (Baumeister & Twenge, 2003; Crocker & Major, 1989; Luhtanen & Crocker, 1992).

La integración social es definida como la evaluación de la calidad de las relaciones que se mantienen con el propio grupo (Keyes, 1998) y se asociaría con el motivo de pertenencia (Baumeister & Leary, 1995; Baumeister & Twenge, 2003), referido a la necesidad de mantener o reforzar sentimientos de cercanía hacia, y aceptación por, otras personas y grupos (Baumeister & Twenge, 2003; Vignoles et al., 2006), generando en el individuo la idea de que tiene un lugar en el mundo social (Simon, 2004).

La coherencia social, basada en la percepción del mundo como una entidad organizada y funcional (Keyes, 1998) se relacionaría con el motivo de continuidad que constituye la motivación por mantener cierta coherencia y estabilidad en las cogniciones sobre uno mismo y el grupo de referencia (Brewer, 2007; McAdams, 2001) con el fin de encontrar un sentido de unidad y conferir un propósito a su vida futura (McAdams, 2001; Ross & Buehler, 2004).

Por su parte, la contribución social consiste en percibirse como un miembro valioso de la sociedad que tiene algo útil que ofrecer al grupo (Keyes, 1998) y se asociaría con el motivo de agencia, la cual permite a las personas reconocerse a sí mismas como agentes sociales influyentes y tomadores de decisiones (Baumeister, 1998, 1999; Pittman, 1998).

Finalmente, la actualización social está referida a la confianza en que la sociedad tiene un objetivo claro hacia dónde quiere llegar en el futuro (Keyes, 1998) y se vería reforzado por el motivo de significado, el cual está orientado a la necesidad de encontrar un propósito en la propia existencia (Baumeister, 1999). En ese sentido, cuanto mayor sea la capacidad de entablar relaciones saludables y positivas al interior del grupo étnico, mayor será el bienestar que experimente el individuo (Haslam et al., 2009).

Etnicidad e identidad en el Perú

El Perú es un país pluricultural en donde coexisten diversos grupos étnicos divididos de la siguiente forma: Andinos (entre 30% a 40%), afroperuanos descendientes de esclavos africanos de la época de la colonia (9%), asiáticos-peruanos descendientes de los chinos y japoneses que inmigraron entre los siglos XIX y XX (2%), y finalmente, los pueblos amazónicos originarios (1%). Aunque no hay estudios sistemáticos, se estima que la mayoría de la población es mestiza y la minoría es población blanca descendiente de los colonos europeos (Gissi, Zubieta, & Páez, 2001).

A pesar de que la minoría del país esté conformada por los blancos, mayoritariamente la historia del Perú se asienta en una visión euro-céntrica que coloca como una raza superior a las élites peruanas de origen europeo, negando simultáneamente el valor de lo indígena (Jara, Tejada, & Tovar, 2007). De esa forma, la construcción de la identidad nacional en el Perú, pasaría por el mestizaje de la raza indígena inferior con la raza blanca superior, en donde el blanqueamiento de la piel debía acompañar la occidentalización de las mentes (Portocarrero, 2007). La brecha social existente entre el Perú rural andino, el Perú amazónico-originario y el Perú mestizo urbano se agravó aún más con el conflicto armado interno de los 80´s y 90´s, el cual afectó a la población más pobre de las regiones alto-andinas (Comisión de Entrega de la CVR, 2003).

Consistentemente con lo anterior, Espinosa, Calderón-Prada, Burga y Güímac (2007), en un estudio empírico clasifican estos grupos étnicos según el estatus que se les atribuye. Por una parte se encuentran los grupos de mayor estatus, los cuales están asociados a contextos urbanos y presentan mayor acceso al poder en términos fácticos. De acuerdo con estos autores, desde la perspectiva de la población de clase media, los grupos de alto estatus serían los blancos y los asiáticos-peruanos. Por otra parte los grupos de bajo estatus son asociados a ámbitos rurales o urbano-marginales y su posición supone un relegamiento de la agenda política y social del país. En este grupo se ubica a los andinos, amazónicos y afroperuanos (Espinosa, 2011; Espinosa et al., 2007).

Lo anterior, replica una estructura social observada en distintos países de América Latina, donde las oportunidades diferenciadas de acceso al poder están determinadas por distintos atributos como el origen étnico. En ese sentido, diversos estudios hablan constantemente de la problemática de los indígenas o afro-descendientes como poblaciones víctimas de la exclusión, que están sometidas a peores condiciones de vida (Camino, da Silva, Machado, & Pereira, 2001; Chong & Ñopo, 2007; Ishibashi, 2003; Traverso-Yépez, 2005; Van Dijk, 2007), y que se encuentran más expuestas a sufrir los efectos negativos de los conflictos sociales y la violencia estructural en distintos países de la región (Comas-Díaz, Lykes, &Alarcón, 1998; Comisión de la Verdad y la Reconciliación [CVR], 2003; Quilaqueo, Merino, & Saiz, 2007).

Adicionalmente, en la región se observan representaciones ambivalentes de distintos grupos étnicos. La ambivalencia confronta estereotipos de competencia versus estereotipos de calidez y expresividad (Fiske, Cuddy, Glick, & Xu, 2002). La competencia, referida a la capacidad, progreso y riqueza, es atribuida a los grupos de alto estatus (blancos y mestizos) (Camino et al., 2001; Techio, 2008). Por otro lado, la calidez, entendida como sociabilidad, simpatía y expresividad afectiva, está asociada a los grupos de bajo estatus (indígenas y afrodescendientes principalmente), manteniéndolos en una situación de desventaja social sin que la imagen de los mismos sea necesariamente negativa; acercándose más bien a una visión moderna del "buen salvaje", que es en sí misma una expresión de racismo encubierto (Espinosa et al., 2007).

Un panorama similar se aprecia en el contexto peruano, en donde los blancos se vinculan al desarrollo, capacidad y el éxito (Espinosa, 2011; Espinosa et al., 2007; Pancorbo, 2010), características ligadas a los motivos de eficacia, continuidad y distinción (Vignoles et al., 2006) que redundan en una sobre-valoración de lo blanco (Portocarrero, 1992). No obstante, también son vistos como individualistas, corruptos y poco patriotas, dentro de un país colectivista (Espinosa, 2011; Espinosa et al., 2007; Pancorbo, 2010), lo que supone una fuente de conflicto intergrupal (Moghaddam, Taylor, & Wright, 1993). Por su parte, los asiáticos se perciben como un grupo trabajador, honesto y que comparten con los blancos las características relacionadas al éxito, el desarrollo y la capacidad (Espinosa, 2011; Espinosa et al., 2007). Contrariamente, los grupos de bajo estatus se asocian al conformismo, subdesarrollo, incapacidad y al colectivismo. Sin embargo, existen algunas diferencias en las representaciones de los grupos de bajo estatus. Los andinos se caracterizan por ser tristes, honrados y trabajadores, mientras que los amazónicos y los afroperuanos se perciben como alegres, incumplidos, ociosos y poco confiables (Espinosa, 2011; Espinosa et al., 2007).

Finalmente, en el caso peruano, el ser mestizo supone un punto intermedio entre los grupos de alto y bajo estatus, pues comparte estereotipos asignados a los distintos grupos étnicos: Son percibidos como trabajadores (característica de los blancos, asiáticos y andinos), corruptos y con acceso al poder (atributos de los blancos); alegres, incumplidos, mentirosos y no confiables (estereotipos de los amazónicos y afroperuanos) (Espinosa, 2011; Espinosa et al., 2007). En ese sentido, la imagen de los peruanos en general y de los peruanos mestizos es muy similar entre sí. Al ser una categoría social más amplia e inclusiva, podría considerarse una categoría integradora (Espinosa, 2003; Portocarrero, 1992).

En este contexto, la diversidad parece jugar un rol negativo en la construcción de la identidad nacional (Espinosa, 2011; Genna, 2010), pues los contenidos estereotípicos negativos sobre los peruanos y la peruanidad parecen desprenderse de los estereotipos asociados a los grupos étnicos de bajo estatus (Ruggiero & Marx, 1999) con lo cual el prejuicio y la discriminación son principalmente dirigidos hacia aquellos grupos étnicos puesto que se les considera culpables de las falencias del endogrupo nacional. Así, la existencia de diversos grupos étnicos marca una dinámica social en que las relaciones intergrupales están caracterizadas por situaciones de desigualdad y exclusión social que tradicionalmente han afectado a los grupos de menor estatus, y que, en consecuencia, suelen derivar en manifestaciones de conflicto intergrupal (Comas-Díaz, Lykes, & Alarcón, 1998).

En base a lo anteriormente descrito, el presente artículo busca describir y analizar los contenidos estereotípicos asociados a los grupos étnicos en el Perú. Sobre este punto, se hipotetiza que los estereotipos que describan a los grupos de alto estatus se asociarán al instrumentalismo y la baja expresividad, mientras que los estereotipos de los grupos de bajo estatus se relacionaran con percepciones de alta expresividad positiva y bajo instrumentalismo.

Un segundo objetivo consiste en analizar las relaciones entre las diferentes áreas del bienestar social y la identificación con los grupos étnicos de alto y bajo estatus. Se espera encontrar que los grupos de alto estatus se asocien a una mayor percepción de bienestar social, mientras que los grupos de bajo estatus se relacionen a una menor expresión de este tipo de bienestar.

 

Método

Participantes

Los participantes fueron 130 personas (55.4% mujeres y 44.6% hombres) divididos en dos grupos etarios. El primer grupo comprendía edades entre 17 a 29 años (M = 22.05; DE = 2.66) y constituía el 60.8% de la muestra. El segundo grupo comprendía edades entre los 44 y 82 años (M = 54.96; DE = 3.30) y constituía el 39.2% de la muestra. La muestra pertenecía a niveles socioeconómicos medios y medios-altos de Lima.

 

Medidas e instrumentos

Identificación, estereotipos y prejuicio étnico

Escala de Estereotipos de grupos étnicos en el Perú (Espinosa, 2003): La escala fue utilizada para describir las representaciones estereotípicas asociadas a distintos grupos étnicos. Consiste en 24 adjetivos y se pide a los participantes que marquen aquellos que según la opinión mayoritaria de la gente describen mejor a cada uno de los siguientes grupos sociales: peruanos en general, peruanos mestizos, peruanos de origen andino, peruanos de origen amazónico, peruanos de origen asiático, afroperuanos y peruanos blancos.

Grado de identificación con grupos étnicos: Para medir la identificación, se utilizaron los siguientes enunciados: Sabemos que en el Perú existen diversos grupos étnicos. Por favor, marque el grado de identificación que cree tener con cada uno de ellos. Todos los participantes refirieron el nivel de identificación que tenían con cada una de las categorías en una escala del 1 al 5, donde 1 = nada y 5 = totalmente.

Valoración de grupos étnicos: La valoración de grupos étnicos se realizó a partir de las respuestas al siguiente enunciado: ¿Cuál es la valoración que usted hace de los siguientes grupos étnicos y nacionales? y a continuación se presentó nuevamente la lista de grupos sociales descrita previamente. Las respuestas para cada uno de estos grupos estaban en una escala de 0 a 10, donde 0 = muy mala y 10 = muy buena. Posteriormente se preguntó a los participantes: ¿cuál cree usted que es la valoración que hace el peruano promedio de los siguientes grupos étnicos? Y se presentó nuevamente la lista de grupos sociales y las alternativas de respuesta.

Bienestar social

Escala de Bienestar Social de Keyes (1998): La escala está compuesta por 33 ítems. Los participantes evalúan globalmente su vida utilizando un formato de respuesta con puntuaciones comprendidas entre 1 = totalmente en desacuerdo y 5 = totalmente de acuerdo. Se obtiene un puntaje global cuyo alpha de Cronbach fue de .89 y también se calcula un puntaje para cada una de las 5 áreas: aceptación social (α=.83), actualización social (α=.67), contribución social (α=.78), coherencia social (α=.59) e integración social (α=.82).

Procedimiento

Los participantes fueron contactados por estudiantes de Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Luego de dar su consentimiento, los encuestados recibieron dos cuestionarios para ser auto-aplicados. El tiempo de respuesta estimado para cada cuestionario oscilaba entre los 20 y 25 minutos, los cuales tenían como objetivo evaluar distintos temas relacionados con la forma en que las personas procesan la información del mundo social. El levantamiento de la información se realizó entre los meses de Agosto y Setiembre de 2010.

 

Resultados

Descriptivos de identificación y estereotipia hacia los grupos étnicos

En una escala del 1 al 5, la puntuación media en la identificación con la categoría social peruano fue de 3.61 (DE= .98). Por encima del valor promedio de la identificación con la categoría nacional se encuentra la identificación con los peruanos mestizos (M = 3.72, DE = .91). Por debajo de la media de identidad nacional, se encuentra, en primer lugar, el grado de identificación con los peruanos blancos (M = 3.23, DE= 1.11). Luego vienen los valores de identificación con las categorías: andinos (M = 2.82, DE = 1.24), afroperuanos (M = 2.46, DE = 1.21), amazónicos (M = 2.29, DE = 1.25) y finalmente, asiáticos (M = 2.05, DE = 1.14).

Con relación a los estereotipos, un análisis de correspondencias, cuyo modelo fue significativo, χ2(130) = 1228.271, p < .001 y explicaba un 31.5% de la inercia, permite observar la relación existente entre las 7 categorías étnicas evaluadas y la lista de 24 atributos estereotípicos utilizados en la presente investigación (ver Figura 1).

La Figura 1 ubica a los amazónicos y afroperuanos próximos a atributos como la alegría, la ociosidad y ser incumplidos. Asimismo, estos grupos son asociados al conformismo, atraso, incapacidad, fracaso y subdesarrollo, características que comparten con los andinos, los cuales son además tristes, honrados y trabajadores. Por su parte, los peruanos descendientes de asiáticos comparten con los andinos el ser trabajadores y honrados, a lo que se añade también la percepción de cumplidos, honestos, confiables, capaces, exitosos y desarrollados. Los blancos también son considerados como capaces, exitosos y desarrollados, a lo que se añade el individualismo, la falta de patriotismo y la atribución de corrupción. Finalmente, los peruanos mestizos y los peruanos en general poseen atributos muy similares entre sí y están asociados a la corrupción, el ser mentirosos, incumplidos, conformistas, entre otros.

Posteriormente, los 24 atributos estereotípicos fueron agrupados, para el caso de cada grupo, en 4 dimensiones estereotípicas, tomando como referencia la agrupación que Espinosa (2011) hiciera de dichos atributos en sus estudios sobre identidad nacional. A continuación, se presentan las dimensiones estereotípicas desarrolladas y los atributos que conforman cada una de ellas (ver Tabla 1):

 

 

Correlaciones entre la identificación y dimensiones estereotípicas por grupo étnico

Análisis de correlaciones muestran que ciertas dimensiones estereotípicas se asocian al grado de identificación con el Perú con algunos de los grupos étnicos evaluados. Al respecto, la identificación con los andinos se relaciona positivamente con la percepción de los miembros de esta categoría social como confiables, r(130)=.19, p< .05, y capaces y alegres r(130)=.18, p< .05. Contrariamente, se asocia de manera negativa con la percepción de los miembros de este grupo como desconfiables, r(130)=-.39, p< .01. Por otro lado, la identificación con los peruanos blancos muestra una relación positiva con la dimensión estereotípica de ser patriotas y solidarios, r(130)=.27, p< .01. Asimismo, una mayor percepción de los blancos como capaces y alegres se asocia negativamente con el grado de identificación con el Perú r(130)=-.19, p< .05. Finalmente, a mayor identificación con los peruanos en general, menor percepción de los miembros de este grupo como desconfiables. r(130)=-.25, p< .01. No se encontraron asociaciones entre los contenidos estereotípicos y el grado de identificación con los mestizos, asiáticos y afroperuanos.

Correlaciones entre el bienestar social y la identificación con los grupos étnicos

Un análisis de correlación permitió apreciar que existe una relación directa entre el puntaje total del bienestar social y el grado de identificación con los peruanos blancos r(129)=.24, p< .01 y de origen asiático r(129)=.21, p< .05. Dentro de las áreas específicas del bienestar social, la integración social se asocia positivamente con ambos grupos: blancos r(129)=.26, p< .01; y asiáticos r(129)=.18, p< .05. La contribución social se relacionó sólo con la identificación con los blancos r(129)=.24, p< .01. No se observan relaciones entre la identificación con otros grupos étnicos con el bienestar social en general, ni con sus dimensiones.

Correlaciones entre el bienestar social y los contenidos estereotípicos de los grupos étnicos

Posteriormente, se obtuvieron algunas correlaciones significativas entre el bienestar social y sus 5 dimensiones con algunas de las dimensiones estereotípicas asociadas a los distintos grupos étnicos evaluados. Al respecto, se observó que la percepción de los andinos como personas desconfiables se asocia negativamente al bienestar social en general, r(129)=.-24, p< .01, y a sus dimensiones de integración social, r(130)=-.19, p< .05; contribución social y actualización social r(130)=-.20, p< .05 en ambos casos.

El estereotipo de los blancos como patriotas y solidarios muestra una correlación positiva con el bienestar social en general, r(129)=.26, p< .01 y sus dimensiones de integración social, r(130)=.25, p< .05; contribución social, r(130)=.20, p< .05; actualización social; r(130)=.20, p< .05; y aceptación social, r(129)=.19, p< .05.

En cuanto a los afroperuanos, la percepción de los miembros de este grupo como desconfiables se asocia negativamente al bienestar social en general, r(129)=-.19, p< .05 y a sus dimensiones de integración social, r(130)=-.22, p< .01; y aceptación social, r(129)=-.19, p< .05). Contrariamente, la creencia sobre los afroperuanos como capaces y alegres se relaciona positivamente con el bienestar social general, r(130)=.24, p< .01; la actualización social, r(130)=.24, p< .01; la contribución social, r(130)=.22, p< .05 y la aceptación social, r(129)=.22, p< .05.

Finalmente, se realizó un análisis de regresión múltiple con el método Backward considerando el bienestar social como variable dependiente e introduciendo como variables independientes los grados de identificación con los diferentes grupos étnicos, se obtuvieron 5 modelos. El modelo finalmente elegido resultó significativo, F(2,128)=5.794, p<.01, R múltiple =.290, y explicaba el 7% de la varianza. De manera específica, las identificaciones que explicaban un mayor grado de bienestar social fueron la identificación con los blancos, b estandarizado=.086, p<.05, y la identificación con los peruanos de origen asiático, b estandarizado=.071, p>.05.

 

Discusión

Ubicación y caracterización de los grupos étnicos en el imaginario colectivo del peruano

Desde la perspectiva de los participantes del estudio, se corrobora la existencia de grupos de alto y bajo estatus en el Perú. En la primera categoría, se encuentran los blancos y asiáticos, quienes se asocian a sectores urbanos con mayor acceso al poder. En el segundo grupo, se ubican los andinos, amazónicos y afroperuanos, categorías relacionadas a ámbitos rurales o urbano-marginales y relegados de la agenda política-social del país (Espinosa, 2011; Espinosa et al., 2007).

Al interior de estos grupos, también se constatan los atributos estereotípicos asignados a cada etnia. Los grupos de alto estatus se asocian al instrumentalismo. Dentro de éste, los blancos están ligados al desarrollo y éxito, que en términos de Tajfel (1984) brindan un mayor valor social como el estatus y poder. Asimismo, se asocian al individualismo que, dentro de un país colectivista como el Perú, supondría una fuente de conflicto intergrupal (Moghaddam et al., 1993). También están relacionados a la corrupción y falta de patriotismo. A pesar de ello, los blancos son considerados una categoría de alto estatus, ya que en el Perú parece haberse desarrollado una cultura de tolerancia hacia la corrupción en donde muchas veces ésta es percibida como un medio legítimo para acceder al poder (Espinosa, 2011). Por otro lado, la falta de patriotismo atribuida a los blancos parece no constituir un problema en un país que presenta una identidad nacional fragmentada y poco cohesionada (Espinosa et al., 2007; Genna 2010;).

En cuanto a los peruanos descendientes de asiáticos, éstos también se asocian a un alto instrumentalismo, vistos como un grupo que alcanzó el éxito gracias a su capacidad de trabajo, responsabilidad y cumplimiento (Espinosa, 2011; Espinosa et al., 2007). Contrariamente, los grupos de bajo status se asocian a un bajo instrumentalismo y alto colectivismo, sin embargo existen diferencias al interior de estas etnias. Si bien los andinos se asocian al atraso y tristeza, también poseen atributos positivos como el ser trabajadores, honrados y patriotas, logrando consolidar una imagen de personas atrasadas pero esforzadas. Por otro lado, los amazónicos y afroperuanos son atrasados, ociosos pero alegres, es decir, culturas de bajo instrumentalismo pero alta expresividad. Confirmándose la hipótesis del presente estudio que señala que los grupos de alto estatus están asociados al instrumentalismo (blancos y asiáticos) y los grupos de bajo estatus, a la expresividad positiva (amazónicos y afroperuanos), con excepción de los andinos que son percibidos como tristes.

Es importante mencionar que dentro de este panorama cultural, los mestizos ocupan un rol intermedio entre los conglomerados de alto y bajo estatus, presentando estereotipos ambivalentes que comparten con las otras etnias: La corrupción atribuida a los blancos, el trabajo asociado a los andinos y asiáticos, y el fracaso relacionado a los amazónicos, afroperuanos y andinos, entre otros. La imagen del mestizaje aparece entonces como una categoría integradora aunque fragilizada por los aspectos negativos que la componen. No obstante, se observa al respecto una oportunidad, puesto que la redefinición positiva del mestizaje podría constituirse en una categoría social más amplia e inclusiva, en donde todos los grupos étnicos encontrarían un punto en común que ayude a fortalecer imágenes estereotípicas más positivas de los mismos.

Grado de identificación con los grupos étnicos y su relación con los atributos estereotípicos

Conceptualmente, la identidad étnica constituye un caso particular de la identidad social (Phinney, 1990) y por ende los aspectos positivos atribuidos al endogrupo también impactarán positivamente en la autoestima de sus miembros como en cualquier otra categoría social. Contrariamente, la descalificación o desvalorización del endogrupo asociado a aquellas circunstancias en las que el grupo de pertenencia no posee el poder, los recursos, el prestigio o el estatus deseado podría desencadenar una identidad social negativa, la cual podría llevar al individuo a desear no formar parte de dicho grupo (Tajfel, 1984), es decir a no identificarse como un miembro de éste.

En esa línea, los resultados sugieren que existe una asociación entre la identificación y los contenidos estereotípicos relacionados a los blancos, andinos y amazónicos. La identificación con los blancos es mayor cuando se les percibe como patriotas y solidarios, características contrarias al estereotipo negativo de individualismo y falta de patriotismo al que se encuentran asociados. El grado de identificación con los andinos también aumenta cuando se les percibe como un grupo confiable, capaz y alegre, atributos opuestos a la visión que se tiene de ellos como incapaces, atrasados y tristes. Por su parte, la identificación con los peruanos amazónicos decrece cuando se les percibe como desconfiables. De ello, se podría inferir que el grado de identificación étnica se incrementa cuando existe una menor percepción del estereotipo negativo que caracteriza al grupo o cuando existe una mayor percepción de los atributos que contrarrestan a los estereotipos negativos.

Bienestar social e identificación con los grupos étnicos

En los resultados obtenidos, sólo la identificación con los grupos de alto estatus (blancos y asiáticos) presentan una correlación directa y además predicen mayores niveles de bienestar social, cumpliéndose la segunda hipótesis de este estudio. Como se mencionó en párrafos anteriores, estudios previos (Espinosa, 2011; Haslam, Jetten, Postmes, & Haslam, 2009) sugieren una relación positiva entre la identidad social y el bienestar, ya que ésta brinda a las personas una experiencia psicológica que promueve su ajuste social (Suh, 2000, 2002). Para lograr dicho ajuste, el grupo de pertenencia debe presentar un carácter distintivo y valorado con la finalidad de generar una identidad social positiva (Abrams & Hogg, 1990; Hogg & Williams, 2000; Tajfel, 1982). En este caso, los peruanos blancos y asiáticos son percibidos como los grupos más instrumentales y con mayor acceso a recursos (Espinosa, 2011; Espinosa et al., 2007). Así, se trata de categorías sociales que contribuyen al fortalecimiento de la autoestima de sus miembros, lo cual explicaría la asociación positiva que la identificación con estos dos grupos presenta con la integración social. Por su parte, la identificación con los blancos también presenta una relación positiva con la contribución social al ser el grupo que tradicionalmente ha tenido acceso al poder y por ende se convierten en actores influyentes en diversos ámbitos de la vida social del país.

Bienestar social y su relación con los contenidos estereotípicos de los grupos étnicos

Tres grupos étnicos presentan asociaciones entre sus contenidos estereotípicos y los componentes del bienestar social: los blancos, andinos y afroperuanos. La percepción de los blancos como patriotas y solidarios muestra una correlación positiva con el bienestar social, integración, contribución, actualización y aceptación social. Como ya se señaló, estos adjetivos constituyen las características opuestas al estereotipo negativo de este grupo visto como poco patriota e individualista en un país en donde predomina el colectivismo. Por tanto, al revertir su único rasgo negativo, sus miembros pueden experimentar una sensación de disfrute al saberse y sentirse parte de ese grupo, a través de la integración y la aceptación social. Asimismo, es razonable pensar al respecto, que al ser parte de estos grupos se tiene algo útil que ofrecer al mundo para desarrollarse de forma positiva, a través de la contribución y la actualización social (Keyes, 1998).

En el caso de los grupos de bajo estatus como los andinos y afroperuanos, la percepción de los mismos como desconfiables se asocia negativamente al bienestar social y su dimensión de integración social. De esa forma, se observa que una menor percepción del atributo negativo asignado al propio grupo logra incrementar el bienestar social y afianzar los lazos con los otros miembros, facilitando la satisfacción de las necesidades de apego, afiliación y pertenencia (Keyes, 1998). Adicionalmente, en los afroperuanos, la creencia de los miembros de este grupo como capaces y alegres se relaciona positivamente con el bienestar social y sus dimensiones de actualización, contribución y aceptación social. Así, percibirse como miembros de un colectivo capaz, que contradice el estereotipo de incapacidad y poca eficacia tradicionalmente asociado a este grupo, incrementa los niveles de bienestar al considerarse parte de un grupo que puede contribuir a la sociedad para desarrollarse en un lugar mejor (Keyes, 1998).

 

Conclusiones generales

El análisis realizado permitió confirmar las dos hipótesis planteadas. En primer lugar, se corroboró la existencia de grupos de alto y bajo estatus: Los primeros conformados por los peruanos blancos y asiáticos asociados al instrumentalismo, éxito y capacidad, mientras que los segundos, constituidos por los andinos, amazónicos y afroperuanos, caracterizados por su alto colectivismo, incapacidad y atraso. Dentro de este contexto, los grupos de bajo estatus que no poseen los recursos o el prestigio deseado parecen experimentar sentimientos de desvalorización, que a su vez podrían derivar en una identidad social potencialmente negativa (Mummendey, Klessler, Klink, & Mielke, 1999). Esta desvaloración es reforzada por la afirmación y dominancia de los grupos de alto estatus que dirigen sus prejuicios y prácticas discriminatorias hacia estos grupos étnicos con el fin de preservar la distancia del poder que los separa. De esa forma, se observa que el bienestar social se transforma en un privilegio exclusivo de los grupos de alto estatus al sentirse miembros valorados de una sociedad en la que confían y en donde pueden tener un futuro exitoso (Keyes, 1998). En ese sentido, el reto se encuentra en promover una cultura de inclusión que reconozca a los grupos menos favorecidos como ciudadanos con las mismas oportunidades y derechos políticos, educativos y sociales.

La construcción de una nación inclusiva se lograría mediante el refuerzo de la identificación y valoración de los diferentes grupos étnicos a través del desarrollo de una identidad común (Espinosa, 2011). Es decir, los individuos se recategorizan como peruanos sin diluir la propia identidad étnica. Ésta constituye una alternativa socio-cognitiva de superación del prejuicio y el conflicto intergrupal, pues plantea que los grupos interactúen en un espacio de cooperación orientado hacia metas comunes supra-ordenadas (Hewstone, Kenworthy, Cairns, Tausch, Hughes, Tam, Voci, von Hecker, & Pinder, 2008). Un ejemplo de lo anterior se desprende de las representaciones positivas de la gastronomía peruana, que reconoce el aporte de los diferentes grupos étnicos para crear un elemento generador de orgullo para el peruano (Acurio, 2006). Finalmente, la construcción de una identidad nacional inclusiva se debería enmarcar en una cultura que debilite valores jerárquicos y creencias de dominación social, pues éstas muestran una relación directa con la expresión del prejuicio hacia los grupos de bajo estatus. Ello sumado al refuerzo de valores igualitarios constituye un camino para construir una identidad nacional positiva, inclusiva y por ende más satisfactoria y saludable para todos (Espinosa, 2011).

 

Referencias

Abrams, D. & Hogg, M. (1990). Social Identity Theory: Constructive and critical adavances. New York: Harvester Wheatsheaf.         [ Links ]

Acurio, G. (2006). Por una marca llamada Perú. Brújula, 12, 26-37.         [ Links ]

Baumeister, R. F. (1998). The Self. In D. Gilbert, S. Fiske, & G. Lindzey (Eds.), Handbook of Social Psychology (4ª ed., Vol. 1, pp.680-740). Boston: The McGraw-Hill Companies.         [ Links ]

Baumeister, R. F. (1999). Self-regulation. In R. F. Baumeister (Ed.), The self in social psychology: Key readings in social psychology (pp. 281-284). Philadelphia: Psychology Press.         [ Links ]

Baumeister, R. F. & Leary, M. R. (1995). The need to belong: Desire for interpersonal attachements as a fundamental human motivation. Psychological Bulletin, 21, 1256-1268.         [ Links ]

Baumeister, R. F. & Twenge, J. M. (2003). The social self. In T. Millon & M. J. Lerner (Eds.), Handbook of Psychology (Personality and Social Psychology, 5, pp. 327-352). New York: Wiley.         [ Links ]

Blanco, A. & Díaz, D. (2005). El bienestar social: Su concepto y medición. Psicothema, 17, 582-589.         [ Links ]

Bombay, A., Matheson, K., & Anisman, H. (2010). Decomposing identity: Differential relationships between several aspects of ethnic identity and the negative effects of perceived discrimination among First Nations adults in Canada. Cultural Diversity and Ethnic Minority Psychology, 16, 507-516.         [ Links ]

Brewer, M. B. (2007). The importance of being we: Human nature and intergroup relations. American Psychologist, 62, 728-738.         [ Links ]

Camino, L., Silva, P., Machado, A., & Pereira, C. (2001). A face oculta do racismo no Brasil: Uma Análise Psicossociológica. Revista de Psicologia Política, 1, 13-36.         [ Links ]

Chong, A. & Ñopo, H. (2007). Discrimination in Latin America: An elephant in the room? Inter-American Development Bank. Working Paper 614. Acceso en el 01 de julio, 2011, em http://www.iadb.org/en/research-and-data/publication-details,3169.html?displaytype=&pub_id=WP%2D614

Comas-Díaz, L., Lykes, M. B., & Alarcón, R. D. (1998). Ethnic conflict and the psychology of liberation in Guatemala, Peru and Puerto Rico. American Psychologist, 53, 778-792.         [ Links ]

Comisión de la Verdad y la Reconciliación. (2003). Informe Final (Tomo IX). Lima: CVR.         [ Links ]

Crocker, J. & Major, B. (1989). Social stigma and self-esteem: The self-protective properties of stigma. Psychological Review, 96, 608-630.         [ Links ]

Espinosa, A. (2003). Identidad social e identidad nacional en una muestra de triciclistas en Juliaca. Tesis de Licenciatura no publicada, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.         [ Links ]

Espinosa, A. (2011).Estudios sobre identidad nacional en el Perú y sus correlatos psicológicos, sociales y culturales. Tesis doctoral, Psicología Social, Universidad del País Vasco, San Sebastián.         [ Links ]

Espinosa, A., Calderón-Prada, A., Burga, G., & Güimac, J. (2007). Estereotipos, prejuicios y exclusión social en un país multiétnico: el caso peruano. Revista de Psicología, 25, 295-338.         [ Links ]

Fiske, S., Cuddy, A., Glick, P., & Xu, J. (2002). A model of (often mixed) stereotype content: Competence and warmth respectively follow from perceived status and competition. Journal of Personality and Social, 82, 878-902.         [ Links ]

Gecas, V. (1982). The self-concept. Annual Review of Sociology, 8, 1-33.         [ Links ]

Genna, K. (2010). Procesos de comparación social entre Perú y Chile y su influencia en la identidad social peruana. Tesis de Licenciatura, Psicología Social, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.         [ Links ]

Gissi, J., Zubieta, E., & Páez, D. (2002). La identidad social y cultural de America Latina. In J. F. Morales, D. Páez, A. L. Kornblit, & D. Asún (Coords.), Psicología Social (pp. 57-94). Buenos Aires: Prentice-Hall y Pearson Educación.         [ Links ]

Haslam, S. A., Jetten, J., Postmes, T., & Haslam, C. (2009). Social identity, health and well-being: An emerging agenda for applied psychology. Applied Psychology: An International Review, 58, 1-23.         [ Links ]

Hewstone, M., Kenworthy, J. B., Cairns, E., Tausch, N., Hughes, J., Tam, T., Voci, A., von Hecker, U., & Pinder, C. (2008). Stepping stones to reconciliation in Northern Ireland: Intergroup contact, forgiveness and trust. In A. Nadler, T. Malloy, & J. Fisher (Eds.), The social psychology of intergroup reconciliation (pp.199-226). New York: Oxford University Press.         [ Links ]

Hogg, M. & Williams, K. (2000). From I to We: Social identity and the collective self. Group Dynamics: Theory, Research, and Practice, 4, 81-97.         [ Links ]

Ishibashi, J. (2003). Hacia una apertura del debate sobre el racismo en Venezuela: exclusión e inclusión estereotipada de personas negras en los medios de comunicación. In D. Mato (Coord.), Políticas de identidades y diferencias sociales en tiempos de globalización (pp. 33-61). Caracas: FACES-UCV.         [ Links ]

Jara, L., Tejada, M., & Tovar, C. (2007). Representaciones populares y Reconciliación: Estudios sobre grupos focales. Lima: Instituto Bartolomé de las Casas y Centro de Estudios y Publicaciones.         [ Links ]

Keyes, C. (1998). Social well-being. Social Psychology Quarterly, 61, 121-140.         [ Links ]

Leary, M. R. (2007). Motivational and emotional aspects of the self. Annual Review of Psychology, 58, 317-344.         [ Links ]

Luhtanen, R. & Crocker, J. (1992). A collective self-esteem scale: Self evaluation of one's identity. Personality and Social Psychology Bulletin, 18, 302-318.         [ Links ]

McAdams, D. P. (2001). The psychology of life stories. Review of General Psychology, 5, 100-122.         [ Links ]

Moghaddam, F. M., Taylor, D. M., & Wright, S. C. (1993). Social psychology in cross-cultural perspective. New York: W. H. Freeman and Company.         [ Links ]

Mummendey, A., Kessler, T., Klink, A., & Mielke, R. (1999). Strategies to cope with negative social identity: Predictions by social identity theory and relate deprivation theory. Journal of Personality and Social Psychology, 76, 229-245.         [ Links ]

Pancorbo, G. (2010). Estereotipos y prejuicios hacia grupos étnicos peruanos en una muestra de pobladores de una zona urbano-marginal del Callao. Tesis de Licenciatura, Psicología Social, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.         [ Links ]

Phinney, J. (1990). Ethnic identity in adolescents and adults: Review of research. Psychological Bulletin, 108, 499-514.         [ Links ]

Pittman, T.S. (1998). Motivation. In D. Gilbert, S. Fiske, & G. Lindzey (Eds.), Handbook of Social Psychology (4ª ed., Vol. 1., pp.549-590). Boston: The McGraw-Hill Companies.         [ Links ]

Portocarrero, G. (1992). Del racismo al mestizaje: una apuesta por la integración. In Centro de Investigación Cerámica (Ed.), Los quinientos años: un espacio para la reflexión (pp. 31-41). Lima: Allpamérica.         [ Links ]

Portocarrero, G. (2007). Racismo y mestizaje y otros ensayos. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú         [ Links ].

Quilaqueo, D., Merino, M. E., & Saiz, J. L. (2007). Representación social mapuche e imaginario social no mapuche de la discriminación percibida. Atenea, 496(2), 81-103.         [ Links ]

Ross, M. & Buehler, R. (2004). Identity through time: constructing personal pasts and futures. In M. Brewer & M. Hewstone (Eds), Self and Social Identity (pp.25-51). Oxford: Blackwell Publishing.         [ Links ]

Ruggiero, K. M. & Marx, D. M. (1999). Less pain and more to gain: Why high-status group members blame their failure on discrimination. Journal of Personality and Social Psychology, 77, 774-784.         [ Links ]

Simon, B. (2004). Identity in a modern society: A social psychological perspective. Oxford: Blackwell.         [ Links ]

Suh, E. M. (2000). Self, the hyphen between culture and subjective well-being. In E. Diener & E. M. Suh (Eds.), Culture and subjective well-being (pp. 63-86). Cambridge, MS: The MIT Press.         [ Links ]

Suh, E. M. (2002). Culture, identity consistency, and subjective well-being. Journal of Personality and Social Psychology, 83, 1378-1391.         [ Links ]

Tajfel, H. (1982). Social psychology of intergroup relations. Annual Review of Social Psychology, 33, 1-39.         [ Links ]

Tajfel, H. (1984). Grupos humanos y categorías sociales. Barcelona: Herder.         [ Links ]

Techio, E. M. (2008). Relaciones Inter-grupales entre regiones: emociones y procesos socio-cognitivos en Brasil y España. Tesis doctoral, Departamento de Psicología Social y Metodología de las CC. del Comportamiento, Universidad del País Vasco.         [ Links ]

Traverso-Yépez, M. (2005). Discursos racistas: institucionalización del racismo a través de las prácticas lingüísticas. Revista Interamericana de Psicología, 39, 61-70.         [ Links ]

Van Dijk, T.A. (2007). Racismo y discurso en América Latina: una introducción. In T. A. Van Dijk (Coord.), Racismo y discurso en América Latina (pp.21-34). Barcelona: Gedisa.         [ Links ]

Vignoles, V. L., Chryssochoou, X., & Breakwell, G. M. (2002). Evaluating models of identity motivation: Self-esteem is not the whole story. Self and Identity, 1, 201-218.         [ Links ]

Vignoles, V. L. & Moncaster, N. (2007). Identity motives and in-group favouritism: A new approach to individual differences in intergroup discrimination. British Journal of Social Psychology, 46, 91-113.         [ Links ]

Vignoles, V. L., Regalia, C., Manzi, C., Golledge, J., & Scabini, E. (2006). Beyond self-esteem: Influence of multiple motives on identity construction. Journal of Personality and Social Psychology, 90, 308-333.         [ Links ]

Zimmerman, M., Ramirez, J., Washienko, K., Walter, B., & Dyer, S. (1998). Enculturation hypothesis: Exploring direct and protective effects among Native American youth. In H. I. McCubbin, E. A. Thompson, A. I. Thompson, & J. E. Fromer (Eds.), Resiliency in Native American and immigrant families (pp.199-220). Thousand Oaks, CA, US: Sage Publications Inc.         [ Links ]

 

 

Recebido em: 11/07/2011
Revisado em: 16/10/2011
Aceite em: 27/11/2011

 

 

Karen Genna es Asistente de Docencia de la Especialidad de Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Dirección postal: Avenida Universitaria 1801, Lima 32, Perú. Email: karen.genna@pucp.edu.pe
Agustín Espinosa es Profesor Auxiliar del Departamento de Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Doctor en Psicología Social por la Universidad del País Vasco. Coordinador del grupo de Psicología Política en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Dirección postal: Avenida Universitaria 1801, Lima 32, Perú. Email:agustin.espinosa@pucp.edu.pe