SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16 issue2Ten years of new injury severity score (NISS): is it a possible change?Social support and social network in family nursing: reviewing concepts author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

Related links

Share


Revista Latino-Americana de Enfermagem

Print version ISSN 0104-1169

Rev. Latino-Am. Enfermagem vol.16 no.2 Ribeirão Preto Mar./Apr. 2008

http://dx.doi.org/10.1590/S0104-11692008000200023 

COMUNICACÕES BREVES/RELATO DE CASOS

 

Estética de los olores: el sentido del olfato y la enfermería

 

 

Antônio de Miranda WosnyI; Alacoque Lorenzini ErdmannII; Paulo Belli FilhoIII; Joséte Luzia LeiteIV

IEnfermero, Doctor en Enfermería, Profesor Adjunto
IIEnfermera, Doctor en Filosofía de la Enfermería, Profesor Titular; e-mail: alacoque@newsite.com.br
IIIIngeniero Sanitario, Doctor en Química Industrial y Ambiental, Profesor Adjunto. Universidad Federal de Santa Catarina, Brasil
IVEnfermera, Profesora Titular Emérita de la Universidad Federal del Estado de Rio de Janeiro, Brasil, e-mail: joluzia@gmail.com

 

 


RESUMEN

Este estudio presenta reflexiones acerca del significado de las percepciones y sensaciones olfativas y suya pertinencia como fenómeno presente en la práctica de la Enfermería. Destaca la importancia de la linguage química de los olores en el ambiente hospitalario, puntuando algunas deducciones sobre la estética de los olores por la enfermería. Concluye que la mayor comprensión estético/filosófica y técnico/científica de las emanaciones odorantes podrá contribuir para el cuidado humano, especialmente en el diagnóstico y prescripción de Enfermería, vigilancia de la calidad ambiental y terapéutica.

Descriptores: olores; olfato; enfermería


 

 

LAS EXPERIENCIAS OLFATIVAS…LOS OLORES…LA ENFERMERÍA…

"Sensaciones presentes evocan sensaciones ausentes"(1)

Nuestra existencia es determinada por lo que sentimos, las sensaciones. Es posible que fueron las experiencias olfativas que mediaron nuestro primero contacto con el mondo, a través del olor materno, afianzando-nos la sobrevivencia y constituyendo lo inicio del nuestro conocimiento. En la nuestra vida seguimos acumulando experiencias olfativas que con suyas características y estímulos consolidan lo imaginario olfativo de los fenómenos odorantes.

La actividad de Enfermería se desarrolla en un escenario de múltiplos estímulos y requeriente de los sentidos humanos. Las percepciones olfativas son fundamentales en el espacio del cuidado hospitalario, considerado suya intensidad y constancia en el cotidiano. Florence Nightingale ya nos inspira acerca de lo sentido del olfato.(2) Se preocupó con el ambiente y la necesidad de aire fresco con técnicas para la instrumentación del cuidado(3).

En la contemporaneidad ambiental el espacio destinado a los olores fue extremamente restringido. La prevalencia es del inodoro, la cultura de las fragancias cede lugar a la nulidad odorífica en los espacios sociales. No obstante, la tecnología disponible para el banimiento de olores ambientales en el hospital aporta nuevos olores propios de productos sépticos. Pero, estos olores pueden ser emanaciones que acompañan el ser humano con suya particularidad odorante. Algunas situaciones presentan-se desagradables al sentido, con sensación de desconsuelo general. En estés casos, cuando posible, las medidas adoptadas son de contención, dispersión o eliminación imediata de los mismos. Además, estés olores individuales pueden indicar múltiplos significados, tales como sinales clínicos, caracteres étnicos y valores culturales importantes para quien cuida y para quien es cuidado.

Con la intención de presentar reflexiones en este tema, destacase algunos estudios(4-7) de la sensibilidad odorante, el sentido del olfato y los olores en suya dimensión histórica y sociocultural. Estos clarifican algunos de los legados que descalificaron la olfacción humana, extinguiendo en el proceso evolutivo de la especie y naturaleza del mundo desodorizado.

 

EL SENTIDO DEL OLFATO… CONOCIMIENTOS PARA LA ENFERMERÍA…

En la Antigüedad clásica, los filósofos que estudiaron las sensaciones presentan los olores y suya naturaleza "semiformada", con una estructura "más tenue de lo que la agua y más densa de lo que el aire";(7) y, por la complejidad de clasificación por categoría, se limitan al carácter de agradabilidad y desagradabilidad(7). Y, en los tiempos modernos, la ciencia y la tecnología denotan supremacía a la visión y audición. La visión presentase como el sentido electo para cualificar la mayoría de los reflejos de carácter sensorial en lo pensamiento occidental. La sensación como representación de un objeto y impresión de los sentidos, diferenciase de la representación subjetiva. Todavía, Kant considera la sensación como una calificación o subjetividad del objeto percibido o el sentimiento que las cosas evocan(8-11).

El filósofo Montaigne defiende un mundo inodoro. Para elle, la mejor calidad que el ser humano pode tener es no oler, y que, el hálito más puro es tanto más doce cuanto sin olor ningún, como no caso de los niños sanos(12). Además, de las emanaciones provenientes de los perfumes agregados al cuerpo puede señalar algún defecto odorante natural, lo que originó aforismos poéticos tales como los de Marcial y Horácio, sugestionando que es señal de mal olor un bueno olor o quién siempre huela bien, póstumo, huela mal(12).

Hábitos desodorizantes encuentran-se en relatos de la cultura occidental, la greco-romana, y fueron adoptados en importantes culturas actuales(7), promoviendo una verdadera asepsia ambiental y corporal. Con eso el olfato perdió espacio en muchas actividades, manteniendo-se en la química en la manipulación de esencias o productos aromáticos.

La Gestalt y la Fenomenología de Husserl, contrariando los conceptos empiristas y racionalistas, definen la sensación indistinta de la percepción, esto es, sentimos y percibimos formas en suya totalidad, dotadas de sentido o de significación(13). Para los empiristas el conocimiento tiene origen en la experiencia sensible, en los sentidos, sensación y percepción y dependen de estímulos externos y, "todas las ideas derivan de la sensación o reflejo"(14).

Condillac profunda las ideas de Locke para explicar como a lenguaje de la acción analiza el pensamiento(15). El lenguaje contribuye para la comprensión de los sentidos: senso, sensación, sensismo, sensibilidad, sensitivo, sensible, sentimiento, sensual, son las más conocidas, pero con suyas múltiplas posibilidades semánticas pueden confundir nuestro intelecto(13). Para los percepcionistas lo sensible existe fuera de los sentidos, en los propios cuerpos o entre los cuerpos y los sentidos o, al menos, en los órganos de los sentidos. Hay relación entre consciencia y pertencimento al mundo, facto y sentido. En el lenguaje encontrase la noción de sensación, que es una calidad y calidad no es elemento de la consciencia, es una propiedad del objeto(1).

El olfato es lo más directo de nuestros sentidos(5) La "invisibilidad" de los olores despertó interese para estudios en la filosofía. Dificultades en categorización, mensuración, recriación, manipulación y percepción subjetiva, indicaron la olfacción como un estímulo de difícil manejo empírico. Todavía, con el avanzo tecnológico y empeño multiprofesional, la olfacción gaña nuevos espacios en diversos campos del conocimiento, notadamente en los laboratorios de neurociencia. Las sensaciones olfativas por las reacciones de carácter afectivo y terapéutico (humor, depresión, euforia, irritación, repulsa o sedución) de acuerdo con la percepción subjetiva y la interpretación de la memoria olfativa del individuo puede el mismo olor ser agradable o desagradable. Hoy, se puede evaluar olores con parámetros como concentración, intensidad y características, con equipamientos complejos para análisis y medidas físico-químicas de emisiones odorantes, como olfatómetros, espectrómetros de azota, cromatógrafos de gases, narices electrónicos, entre otros. Entretanto, estos no pueden definir caracteres subjetivos como la tonalidad hedónica de un olor, suyas características estéticas, a ejemplo del agrado o desagrado olfativo. Una tentativa para esto es la "Rueda de Olores" que identifica categorías por los significados subjetivos(16). El Servicio de Enfermería del Hospital Universitario/UFSC, tiene en su metodología asistencial, una taxonomía calificativa para posibles fenómenos odorantes percibidos en el cuidado de enfermería, la cual coincide, en suya mayoría, con los olores de la categoría "ofensivo"(16-17).

Fueron los malos olores que despertaron mayor interese de la ciencia de lo sentido del olfato(4). Las substancias aromáticas fueron descalificadas científicamente no final del siglo XIX, siendo máscara para los malos olores. Con las descubiertas de Pasteur, los científicos sustentaron que los malos olores eran subproductos de agentes patológicos y la medicina se dirigió al mundo de los microbios y no más al análisis de los olores (miasmas).

En los dos últimos siglos los olores gañan espacio de investigación y la cultura del cuerpo desodorizado, motiva la producción de inmensurable de productos que mascaran los olores del cuerpo: desodorantes, cremes, jabones, polvos y pomadas(7). Surge una nueva apropiación del sentido del olfato por el mercado, a través de la comercialización de los olores, con productos médico/sanitarios ampliamente utilizados por la enfermería. Incluso al controle dos olores del cuerpo, se promueven el diagnóstico, tratamiento y vigilancia de los olores ambientales en todos los espacios de la actividad humana, públicos o privados.

 

CONSIDERACIONES FINALES…ALGUNAS DEDUCCIONES...

Estos aspectos presentados y otros descritos por Wosny(17) nos inspiran a puntuar algunas deducciones sobre la estética de los olores y el cuidado de enfermería.

- Las percepciones y sensaciones olfativas tienen pertinencia y significado como fenómeno presente en la práctica de la Enfermería en ambiente hospitalario.

- El sentido del olfato es vital al ser humano, esencial a la vida, proporciona interacción con la naturaleza, seguridad, reproducción da especie, placer en el ser y vivir. El ser humano es olfativo por naturaleza, interactúa con suyo ambiente, percibiendo y interpretando sensaciones odorantes de acuerdo con suyas características estéticas, las cuales podrán ser agradables, desagradables, confortables o incómodas. Las sensaciones olfativas, posibles por interpretaciones estéticas subjetivas, posibilitan la expresión de sentimientos y consuelo o desconsuelo físico o psicológico.

- La consideración meritoria a las sensaciones olfativas y al sentido del olfato en el cuidado de Enfermería aún presenta-se restringida. Pero, la mayor comprensión estético/filosófica y técnico/científica de las emanaciones odorantes podrá favorecer en el diagnostico y en la prescripción de Enfermería, vigilancia de la calidad ambiental y terapéutica.

- El ambiente hospitalario tiene emanaciones odorantes que pueden designar múltiplos significados como la presencia de un agente biológico o condición de riesgo o aún poca higiene ambiental. Estudios acerca de las percepciones olfativas presentes en el ambiente del cuidado, suyas orígenes y factores desencadenantes podrán contribuir para a calidad de la Enfermería y mayor conforto y seguridad al las personas de este espacio o contexto.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Merleau-Ponty M. Fenomenologia da percepção. São Paulo: Martins Fontes; 1996.         [ Links ]

2. Ninghtingale F. Notas de enfermagem: o que é e o que não é. São Paulo: Cortez; 1989.         [ Links ]

3. Alcântara LM, Leite JL, Erdmann AL, Trevisan MA, Dantas CC. Enfermería operativa: una nueva perspectiva para el cuidado en situaciones de "crash". Rev Latino-am Enfermagem 2005 maio-junho: 13(3):322-31.         [ Links ]

4. Corbin A. Saberes e odores: o olfato e o imaginário social nos séculos XVIII e XIX. São Paulo: Cia. das Letras; 1987.         [ Links ]

5. Ackerman D. Uma história natural dos sentidos. São Paulo: Bertrand; 1992.         [ Links ]

6. Vigarello G. O limpo e o sujo: uma história da higiene corporal. São Paulo: Martins Fontes; 1996.         [ Links ]

7. Classen C, Howes D, Synnott A. Aroma: a história cultural dos odores. Rio de Janeiro: Jorge Zahar; 1996.         [ Links ]

8. Kant E. Crítica de la razón práctica: crítica del juicio y fundamentación de la metafísica de las costumbres. Buenos Aires: El Ateneo; 1951.         [ Links ]

9. Austin JL. Sentido e Percepção. São Paulo: Martins Fontes; 1993.         [ Links ]

10. Cândido M. Uma ontologia do sensível: corporeidade e pensamento de Leonardo Coimbra. Arquipélago Rev Univ Açores 1991; 2(3):163-6.         [ Links ]

11. Jovilet R. Tratado de Filosofia II: psicologia. São Paulo: AGIR; 1967.         [ Links ]

12. Montaigne ME. Ensaios. 2a ed. São Paulo: Abril Cultural; 1980.         [ Links ]

13. Chaui M. Um convite à filosofia. São Paulo: Editora Ática; 1998.         [ Links ]

14. Locke J. Carta acerca da tolerância. 2a ed. São Paulo: Abril Cultural; 1978.         [ Links ]

15. Condillac EB. Resumo do tratado das sensações. In: Labrune M, Jaffro L, coordenadores. Gradus Philosophicus: a construção da filosofia ocidental. São Paulo: Mandarim; 1996.         [ Links ]

16. McGuinley C, McGuinley M, McGuinley D. Odor Basics, understanding and using odor testing. The 22nd Annual Hawaii Water Environment Association Conference; 2000 june 6-7; Honolulu; Hawaii; 2000        [ Links ]

17. Wosny AM. A estética dos odores: o sentido do olfato no cuidado de enfermagem hospitalar. [tese]. Florianópolis (SC): Programa de Pós-Graduação de Enfermagem/UFSC; 2001.         [ Links ]

 

 

Recebido em: 20.9.2006
Aprovado em: 7.1.2008