SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.26 issue3Memories of Women's Militancy before the Coup d'État in Chile (Valparaíso)“Let me Know if I become Excessively my Own Self”: Lispector in the Years of Plumb author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista Estudos Feministas

Print version ISSN 0104-026XOn-line version ISSN 1806-9584

Rev. Estud. Fem. vol.26 no.3 Florianópolis  2018  Epub Sep 06, 2018

http://dx.doi.org/10.1590/1806-9584-2018v26n351323 

Artigos

Representación de la Mujer de La Araucanía-Chile en la Revista Tic Tac (1914)

Representation of La Araucanía-Chile Women in Tic Tac Magazine (1914)

Representação da Mulher da Araucanía-Chile na Revista Tic Tac (1914)

Sandra del Pilar López Dietz1 
http://orcid.org/0000-0002-0520-602X

Stefanie Pacheco Pailahual2 
http://orcid.org/0000-0002-6755-0977

Ana Paola López Dietz3  4  5  6 
http://orcid.org/0000-0002-9098-6293

Luis Alejandro Nitrihual Valdebenito1 
http://orcid.org/0000-0003-0013-1468

1Universidad de La Frontera, Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades, Departamento de Lenguas, Literatura y Comunicación, Temuco, Chile

2Universidad Complutense de Madrid, Programa de Comunicación Audiovisual, Publicidad y RRPP, Madrid, España

3Universidad Central de Chile, Santiago, Chile

4Academia de Humanismo Cristiano, Santiago, Chile

5Universidad Diego Portales, Santiago, Chile

6Universidad de Arte y Ciencias Sociales, Santiago, Chile

Resumen:

El presente trabajo busca describir las representaciones de género presentes en las fotografías de mujeres publicadas en la Revista Tic Tac, editada el año 1914 en la región de La Araucanía/Wallmapu, Chile, como parte de la imposición de un modelo hegemónico social, cultural, político y económico por parte del Estado chileno y los grupos de poder de la época durante la posguerra en La Araucanía.

Palabras Claves: Fotografía; Mujer; Género; Representaciones; Pueblo Mapuche

Abstract:

The present work seeks to describe the representations of gender present in the photographs of women published in the Tic Tac magazine, edited in 1944 in La Araucanía region/Wallmapu, Chile, as part of the imposition of a social, cultural, political and economic hegemonic model of the Chilean State and the groups of power at that time, during the postwar period in La Araucanía.

Keywords: Photography; Women; Gender; Representations; Mapuche People

Resumo:

O presente trabalho descreve as representações de gênero presentes nas fotografias de mulheres publicadas na Revista Tic Tac, editada no ano 1914 na região da Araucânia/Wallmapu (Chile), como parte da imposição do modelo hegemônico, social, cultural, político y econômico por parte do Estado Chileno e dos grupos do poder no período da pós guerra na Araucânia.

Keywords: Fotografia; Mulheres; Gênero; Retratos; Povo mapuche

1 Problema de investigación y objetivos1

La Revista Tic Tac se publicó durante el año 1914 en la región de La Araucanía, sur de Chile, territorio que fue incorporado al Estado de Chile en 1883 tras la derrota militar del pueblo Mapuche, durante el gobierno de Domingo Santa María.

La revista Tic Tac tuvo un total de 4 ediciones en su año de vida y fue distribuida semanalmente con una edición de 16 páginas. Una de sus principales características fue la importante presencia de fotografías, lo que no había sido incorporado en otras publicaciones similares de la región, como también la publicación de fotografías de mujeres de la época, algunas vestidas con las prendas típicas que usaban las mujeres mapuche, lo que también era inédito para las revistas del periodo.

En los resultados de esta investigación abordamos un estudio con perspectiva de género sobre la prensa del periodo que corresponde a la instalación en la región La Araucanía -el ancestral Wallmapu -2 del Estado chileno. Esto significa la imposición, en el territorio anexado tras la denominada ‘Pacificación’ de La Araucanía,3 de los valores, instituciones e ideología de la modernidad burguesa, blanca y cristiana.

Este trabajo analiza los estereotipos de género en torno a la mujer presentes en las fotografías de la revista Tic Tac, cuyo propósito - según declara su editorial - era `culturizar´ a la población de Temuco. Consideramos que la revista Tic Tac materializa los valores e ideología de la modernidad burguesa asociados al ideal civilizatorio occidental que, en el caso de las relaciones de género, corresponden al modelo patriarcal que se buscó instalar en el territorio ocupado por el Estado chileno, donde aún estaban presentes la cosmovisión, tradiciones y cultura del pueblo mapuche.

Cabe señalar que el modelo de mujer vigente en este periodo histórico promovía el ideal femenino de pureza, sumisión y una rígida obediencia a las normas establecidas:

Mujer honorable y virtuosa, casada y con hijos, encapsulada en la esfera de lo doméstico y privado […] volcada exclusivamente a los conocimientos y destrezas asociados a su rol de esposa y madre, la mujer decimonónica de clase alta languidecía en una existencia banal, cuyas únicas preocupaciones eran el traje, el teatro, las visitas y la tertulia. Servía así a los fines de una sociedad patriarcal; sujeta a un modelo que no admitía alternativas […] La mujer era un producto social sin vida propia (Diana VENEROS, 1997, p.12-13).

En este marco, el objetivo de esta investigación se centra en identificar las representaciones sobre la mujer presentes en las fotografías publicadas por la Revista Tic Tac desde la perspectiva de género. Daremos cuenta de estas representaciones a partir de la aplicación de un modelo de análisis de las fotografías publicadas por la revista Tic Tac que incorpora la dimensión de género.

El supuesto sobre el que se basa la investigación es que la revista Tic Tac modela ciertas representaciones sobre la mujer que naturaliza los roles y estereotipos tradicionales patriarcales, promoviendo el modelo occidental y cristiano como estilo de vida, como parte de la imposición de la hegemonía política, económica y cultural del Estado chileno sobre el antiguo territorio mapuche. En este contexto, la prensa y revistas del periodo fueron uno de los dispositivos políticos-ideológicos-culturales que vehiculizaron esta imposición del modelo occidental-cristiano. Como señalan Luis Nitrihual, Stefanie Pacheco y Juan Manuel Fierro (2013), el sistema de prensa del periodo articula discursos con el objetivo de mantener el control social y cultural sobre el territorio mapuche.

2 Prensa y modernidad en La Araucanía

La revista Tic-Tac se publicó en el periodo de consolidación del Estado chileno en el territorio mapuche, denominado ahora como región de La Araucanía. La ocupación de estas tierras, situadas al sur del río Biobío y al norte de Valdivia, constituía, hasta inicios del siglo XIX, un espacio relativamente autónomo, sobre el cual el Estado de Chile no ejercía potestad, y continuaba respetando los tratados suscritos con los mapuche (firmados con la Corona española y con el Estado chileno). Desde mediados del siglo XIX se levantaron posturas en editoriales de la prensa tradicional y en los debates parlamentarios que apoyaban la idea de ocupar esos territorios, expresando el interés por incorporarlos al Estado.

Los argumentos cobraron fuerza (Jorge PINTO, 2000), y en la década de 1860 el ejército chileno ingresó a territorio mapuche, militarizando la zona, construyendo fuertes y fundando ciudades. Esta acción militar buscó someter al pueblo Mapuche y hacerse de sus tierras (José BENGOA, 2002). Las razones tras la invasión aludían, oficialmente, a la defensa preventiva del territorio ante posibles incursiones de otros Estados. Mientras que, según sostienen versiones contemporáneas (PINTO, 2000, 2012; BENGOA, 2002; Pablo MARIMAN et al., 2006), la ocupación se debió fundamentalmente a motivaciones económicas basadas en la potencialidad de los recursos naturales de la región, haciéndola objeto de deseo para el Estado y los empresarios. Esto convirtió a La Araucanía en un espacio de desarrollo y circulación de capital, un mercado con población, recursos y oportunidades a explotar (Mónica SEPÚLVEDA, 2010). Para Héctor Nahuelpan, la formación del Estado chileno se vinculó a un proceso de conquista y colonización relacionado al proceso de despojo del territorio mapuche y la construcción de un proyecto de carácter civilizatorio, que operó sobre los cuerpos y subjetividades, basado en la violencia colonial (Héctor NAHUELPÁN, 2012).

La fundación de las capitales provinciales Angol (1861) y Temuco (1881) fue una de las fases que consolidó la ocupación, etapa que dio cuenta del nivel de estabilidad, gracias a la fuerza militar, que había logrado el Estado chileno en la región. Además, se generaron las condiciones para el desarrollo social, económico y urbano anhelado por el proyecto de ocupación y sus artífices. Las tierras despojadas fueron consideradas como terrenos vacíos, “pasando a engrosar las ‘tierras fiscales’ que luego fueron entregadas, mediante remates y asignaciones, a colonos chilenos y extranjeros” (NAHUELPÁN, 2012, p. 131). Estos asentamientos se concretaron gracias a la ocupación de espacios anteriormente habitados por comunidades mapuche, las que fueron reducidas y trasladadas arbitrariamente a zonas del territorio, limitadas en tamaño y la calidad de los recursos y el suelo. Anteriormente, el ejército los había despojado de sus animales, fundamentalmente cabezas de ganado, su principal fuente de riqueza. El empobrecimiento y reducción al que fueron sometidos cambió radicalmente la vida del pueblo mapuche, debiendo convertirse en pequeños campesinos o mano de obra barata, entre otros roles de bajo nivel social (BENGOA, 2002).

Temuco, la ciudad más importante y capital de la región de La Araucanía, se fundó tras el avance militar de las tropas chilenas, el 24 de febrero de 1881, estableciéndose como un fuerte a manos del ejército, que en los años posteriores recibió a colonos franceses, ingleses y alemanes, quienes fueron elegidos por el Estado para poblar los territorios recién incorporados: “entre fines de 1883 y principios de 1884 se instalaron en la parte norte de la región de la Araucanía 500 familias de españoles, franceses, italianos, suizos y alemanes en las colonias inmediatas a Victoria, Quechereguas, Huequen, Traiguén y Contulmo” (José ZAVALA CEPEDA, 2008, p. 270), la que se fue acrecentando. Los nuevos habitantes recibían una porción de tierras, herramientas y otros beneficios, algunos se volcaron a la agricultura y la vida rural, mientras otros se dedicaban a establecer comercios en la ciudad. Gracias a la inversión de capitales, lograron posicionarse como un grupo poderoso en la región, que poseía sus propias escuelas e instituciones.

La nueva urbe presentaba problemas, principalmente de salud y seguridad; las enfermedades asolaban, como asimismo el bandidaje complicaba las calles y rutas de la zona. La población estimada en el tiempo que se editaba la revista Tic Tac era de 139.679 habitantes en la provincia de Cautín, mientras Temuco alcanzaba las 59.985 personas según estimaciones del año 1912.4

La vida en La Araucanía se vio profundamente transformada en lo cultural, social, espacial y económicamente (Jaime FLORES, 2011), derivado de los procesos migratorios de colonos nacionales y extranjeros, y al drástico cambio en la economía del territorio debido a la implantación de acciones de explotación ganadera y agrícola, a grande y mediana escala. Esta transición también puede ser vista desde la trinchera simbólica y cultural, ya que existieron diversas instituciones que colaboraron con el proceso de incorporación de territorio. Fue la escuela uno de las mecanismos más eficientes para modelar el perfil de ciudadano local, el que sobre todo funcionó para el mapuche, quien debió abandonar su lengua y costumbres - sus conocimientos fueron despreciados frente al modelo de progreso ilustrado - obligado por la educación chilena (José QUIDEL, 2015).

Asimismo, la iglesia y la justicia hicieron lo propio al incorporar nuevos sentidos que debían ser funcionales y útiles al proceso de estabilización del dominio chileno en La Araucanía. El mapuche debió abandonar el Azmapu, sistema de justicia tradicional, y someterse al chileno. Sin embargo, al gozar de un status social inferior, el mapuche terminó siendo perjudicado al momento de impartir justicia. También la ciudad tuvo un importante rol para organizar a los nuevos habitantes, iniciando como fuerte militar - que operó muchos años bajo ley marcial - para ir mutando gradualmente a una urbe más civil. Este espacio nuevo para el mapuche supuso una serie de choques culturales con los que no podía negociar ni modificar a su cultura.

En todas partes hicieron lo mismo: establecieron ciudades para hacer que los mapuche de otras tierras viviesen en ellas, para volvernos ciudadanos, los encerraron en las ciudades porque ese era el modelo que tenían para controlar, gobernar su semejantes en sus tierras. Toda su política giraba en torno a sus ciudades. Toda su política giraba en torno a las ciudades. Encerrar a las personas para que pudieran vivir juntos, cerca, para ser vigilados, para controlarlos, para que pudiesen volver a tomar sus costumbres. Para que aprendieran profundamente el otro modelo de vida (QUIDEL, 2015, p. 49).

La homogeneización cultural implicó también reducir a la población fronteriza y de chilenos pobres que se asentó en La Araucanía. Los mestizos fueron sometidos a un fuerte sistema de control, ya que su función era suministrar mano de obra poco calificada para el proyecto económico extractivista local, por lo cual debían ceñirse a ese propósito. Incluso la comuna aledaña a Temuco, Padre Las Casas, surgió con la función de mantener relegados y controlados en ese espacio a la población pobre. Los mestizos y fronterizos, que tenían un modelo intercultural hasta antes de la invasión, vieron trastocados sus sistemas de vida (Felipe PASCUAL, 2011).

3 La Mujer en La Araucanía

Durante este periodo las mujeres en la región, al igual que sus pares del territorio nacional, estaban supeditadas a los cánones sociales de la época. La sociedad no las consideraba como ciudadanas, lo que se traducía en la inexistencia de derechos políticos y sociales. Los discursos públicos de la Iglesia Católica y el Estado insistían en representarlas en su papel de madres y esposas, como pilares del hogar y la familia, responsables de la moral y las buenas costumbres. Según señala el historiador Pino Zapata (1969), destacaban solo como acompañantes de los hombres en la vida pública, y cuando mantenían algún oficio, este resultaba de baja categoría social (camareras, obreras textiles, trabajadoras sexuales, empleadas domésticas). Cuando son mencionadas por los textos históricos, figuran a través de cuestiones emocionales, tal como podemos observar en este fragmento de un texto de historia regional: “La Frontera tiene nombre y atractivo de mujer y en ella no podía ser de otro modo cuando nacía, desde su mismo corazón, esto que fue caserío, villorrio, pueblo y hoy día ciudad de Temuco” (Eduardo PINO ZAPATA, 1969, p. 22).

Los roles femeninos y masculinos eran atributos considerados naturales y universales. “El ideal femenino así perfilado permeó todas las clases sociales chilenas” (VENEROS, 1997, p. 26), sobre todo a las clases medias y altas. La mujer debía ser discreta, hacendosa, sagaz, prudente, bondadosa, sumisa a su marido y modesta. Este modelo se mantuvo vigente hasta mediados del siglo XX, cuando comenzó a integrarse al espacio público tras conquistar sus derechos políticos y acceder al mundo laboral y educacional. Tal como señala Victoria Sau (1993), la socialización de la mujer en aquel periodo la convirtió en un ser auxiliar, complemento del hombre: un ‘ser in-acabado’.

La mujer mapuche fue sometida, como señala Elsa González Caniulef (2003), a una triple discriminación de género, origen étnico y condición de pobreza. Asimismo, sufrió en el periodo de resistencia con España - y durante el conflicto con el Estado chileno - vejaciones sexuales, al ser considerada un botín de guerra, además de perder el rol que tradicionalmente mantenía en su cultura.

La mujer mapuche, dentro de la comunidad, sostenía un vínculo directo con la tierra; sin embargo, el cambio de paradigma y el despojo territorial la dejó limitada y degradada (Carmen BLANCO VALER, 2011 apud Noemí NILSSON, 2014), debiendo asumir, en muchos casos, un nuevo rol de proveedora del hogar. La prensa local de la época invisibilizó a la mujer mapuche, apareciendo solo contadas ocasiones vinculada a incidentes policiales, como víctima o participante (Stefanie PACHECO, 2015).

4 La Prensa Local

En Chile, la prensa surgió asociada a proyectos políticos, principalmente nacionales. La Aurora de Chile fue el primer periódico en el contexto del proceso de independencia de España. Posteriormente apareció la prensa doctrinaria, que sirvió de trinchera para los debates sobre la administración del Estado, el modelo económico o la organización territorial, siendo expresión de las discusiones entre las facciones de los conservadores y liberales (Eduardo SANTA CRUZ, 2010). A mediados del siglo XIX, la prensa se desarrolló apegada a los intereses de la elite, aunque el auge intelectual del año 1842 incorporó nuevos elementos como la literatura y crítica, lo que refrescó las líneas editoriales imperantes, al igual que el folletín “cuya principal cualidad fue la difusión de textos de diversa índole temática y estilística como comentarios sociales, literarios, culturales, políticos, poemas largos y biografías” (Marina ALVARADO CORNEJO, 2017, p. 138).

El papel de la prensa en La Araucanía fue importante para la instalación del nuevo sistema valórico. Abanderada por la causa de la ocupación, se encargó de reforzar la importancia de la empresa estatal, destacando los beneficios de la civilización y el progreso que el Estado chileno le traía al país y a los mismos mapuches, reconduciéndoles de su antigua vida de barbarie.

El desarrollo fundacional de la prensa de La Araucanía destacó por la abundante cantidad de periódicos que surgieron a medida que se fundaban las ciudades, cumpliendo también la función de difundir la vida social, específicamente de las clases acomodadas, junto con atribuirse el rol de agente cultural para una sociedad que calificaba de inculta (NITRIHUAL; PACHECO, 2013). Otra de sus ocupaciones fue servir de espacio para la discusión local, en el debate sobre la colonización extranjera, denunciando el bandolerismo y demandando al estado en cuanto a seguridad y orden.

Las revistas locales no fueron tan prolíficas como los periódicos; solo emergieron 22 magazines entre 1913 y 1948. De corta duración, no se extendían más allá de un año, destacando el ímpetu y la fuerte vocación que declaraban por instalar determinados valores en la sociedad, especialmente relacionados a la modernidad (estilos de vida, estética, cultura, roles, comercio) (NITRIHUAL; PACHECO, 2013). Las revistas fueron variando sus temáticas, en la década de 1910 se concentraban en la vida social, mientras que desde 1920 primaban las revistas de carácter literario.

La revista Tic-Tac, editada en la ciudad de Temuco, se destacó principalmente por su estética, incorporando imágenes de manera generosa en sus páginas (tanto a nivel de periódicos como magazine), su diseño destacaba por su colorido e ilustraciones, muy poco usuales en sus pares locales. Solo se imprimió durante 1914.

5 Género y Prensa

Los estudios sobre género y medios de comunicación se han desarrollado en los últimos 30 años en el ámbito académico en Chile. Existen estudios centrados en la construcción de estereotipos de género en los medios, otros enfocados en el sexismo en publicidad y televisión. Muchos de estos estudios son concluyentes respecto de cómo se refuerzan los estereotipos patriarcales en torno al género femenino, sobre el sexismo existente en la publicidad y la construcción de la mujer objeto o señalando la invisibilidad de la mujer en la prensa.

Sobre prensa y género, podemos mencionar los estudios de Marta Bach (1999) sobre la baja representación de la mujer en la información; Joana Gallego et al. (2002) abordan la autoría de artículos por parte de mujeres en España; Concha Fagoaga (1993) analiza las estructuras de género latentes en los discursos mediático en ese país. En torno a estereotipos y arquetipos de género en medios de comunicación y cine, encontramos los trabajos de Juana Gila y Ana Guil (1999) y Blanca González Gabaldón (1999).

En Chile, los trabajos de Olga Grau, Riet Delsing, Eugenia Brito y Alejandra Farías (1997) abordan la problemática de género y poder en los discursos públicos. Respecto de investigaciones en torno a género, prensa e interculturalidad encontramos en Javier Mayorga, Luis Nitrihual, Macarena Herrera y Juan Manuel Fierro (2017) la construcción socio imaginaria de la mujer en la crítica literaria periodística en el Diario El Mercurio de Chile; Mayorga, Carolina Nahuelpi y Nitrihual (2013) estudian el imaginario social de la mujer mapuche en el Diario Austral de La Araucanía. Por otra parte, los trabajos de Alonso Azócar (2005) y Flores; Azócar (2002; 2006) abordan el estudio de la fotografía indígena en la región de La Araucanía como instrumentos de chilenización.

Por otra parte, existen trabajos históricos sobre estereotipos de la mujer en los medios de comunicación del siglo XVIII, XIX y XX. Florencia Rovetto; Núria Simelio (2012) abordan la invisibilización de la mujer en la prensa; Jaime Capdevila (2012) en torno a la imagen de la mujer en la prensa satírica española; Carla Rivera Aravena (2004) respecto a la imagen de la mujer delincuente en la prensa chilena de principios del siglo XX. Podemos señalar que si bien se han realizado algunos trabajos sobre el tema, los estudios respecto de la representación de la mujer en la prensa están aún en sus inicios, especialmente aquellos referidos al contexto regional de La Araucanía. Entre los estudios existentes, podemos mencionar el trabajo sobre el imaginario social de la mujer mapuche en El Diario Austral de La Araucanía (MAYORGA; NAHUELPI; NITRIHUAL, 2013). En el mismo contexto, podemos mencionar el estudio sobre fotografía etnográfica mapuche de los fotógrafos de frontera (Margarita ALVARADO; Pedro MEGE; Christian BÁEZ, 2001); así como los trabajos sobre fotografía étnica de Alvarado (2000; 2001) y de André Menard (2009) e Nicole Iroumé (2014).

Como señalamos anteriormente, concebimos la prensa como un dispositivo de poder que no sólo responde a los intereses políticos, ideológicos y económicos de las clases dominantes, sino que también cumple un rol legitimador y naturalizador de roles, estereotipos y desigualdades de género, en el contexto de una sociedad patriarcal.

Desde el punto de vista de género, consideramos que existe una estrecha relación entre género y poder. Como señala Joan Scott (1996, p. 23), “El género es un elemento constitutivo de las relaciones sociales basadas en las diferencias que distinguen los sexos, y el género es una cadena primaria de relaciones significantes de poder”. Otras autoras precisan que “La noción de género vino a ensanchar el horizonte constitutivo de la noción de poder […] la noción de género se ubica en el centro mismo de los procesos estructuradores de las relaciones de poder” (Ángela FERNÁNDEZ; Dolores RAMOS, 2009, p. 70). Mientras que Alda Facio (1992) señala que el género alude al conjunto de características y comportamientos, a los roles, funciones y valoraciones impuestas dicotómicamente a cada sexo a través de procesos de socialización, mantenidos y reforzados por la ideología e instituciones patriarcales.

De esta forma, podemos articular las relaciones de poder construidas en torno a las diferencias de género, y el rol de los medios de comunicación, en nuestro caso específicamente de la prensa, en la legitimación de cierto orden de género. Cabe señalar que el concepto de género no es abstracto ni universal, sino que se concreta en cada sociedad de acuerdo a contextos espaciales y temporales, y que, por lo tanto, se redefine a la luz de otras realidades como la de clase, etnia o la nacionalidad.

6 Representaciones de la mujer en la fotografía

Como señala Lorenzo Vilches, la imagen fotográfica no es ‘transparente’ ni objetiva, “Los usos y significados de la imagen parecen depender de la variedad de representaciones de una sociedad. La fotografía es un trazo visible […] que no adquiere significación sino por el juego dialéctico entre un productor y un observador” (VILCHES, 1997, p. 14).

Es decir, son las representaciones sociales presentes en una sociedad, en un momento histórico dado, las que dan sentido a la imagen, en nuestro caso la sociedad regional de principios del siglo XX, en plena instalación del proyecto moderno, occidental y cristiano en un contexto de conflicto intercultural.

Siguiendo a Vilches (1997),

toda teoría de la imagen presupone una teoría de significación y debe estudiar los sistemas culturales actualizados en los sistemas de representación. Las imágenes no se representan en forma directa por medio de objetos sino por medio de operaciones materiales […] la materialidad ha de tenerse en cuenta en su relación directa con la representación. (VILCHES, 1997, p. 28).

En el contexto de nuestro trabajo, nos interesa hacer hincapié en cómo las ideologías de género de la época se pueden visualizar en las fotografías de la Revista Tic Tac; es decir, observar las representaciones sobre lo femenino como parte del dispositivo ideológico de la modernidad colonial que impone por medio de la prensa determinado orden de género. Como señala Judith Butler (1998, p. 306-307),

[…] El género es un acto que ya estuvo ensayado, muy parecido a un libreto que sobrevive a los actores particulares que lo han utilizado, pero que requiere actores individuales para ser actualizado y reproducido una vez más como realidad.

En este trabajo abordamos dos aspectos referidos al género: los estereotipos y roles de género. En cuanto a los estereotipos, se trata de creencias generalizadas y socialmente compartidas acerca de los atributos de las personas que conforman un determinado grupo social, mientras los estereotipos de género se refieren a las características atribuidas a varones y mujeres. Una dimensión descriptiva se refiere a las características que poseen hombres y mujeres, mientras que la descriptiva al deber ser de hombres y mujeres (María Isabel CUADRADO, 2007).

Respecto a los roles de género, se definen como el conjunto de normas sociales y de comportamientos que, dentro de una cultura específica, son considerados como socialmente apropiados para las personas de un sexo determinado, existiendo roles femeninos y masculinos. En el modelo tradicional de relaciones de género, los primeros se vinculan a la reproducción (espacio privado), los segundos a la producción (espacio público).

Como ya señalamos, abordamos las representaciones de género (roles y estereotipos) presentes en las fotografías de mujeres en la revista Tic-Tac en el contexto de la realidad regional de imposición de la modernidad occidental al pueblo mapuche; por ello asumimos, tomando a Teum Van Dijk (2008), que los medios masivos influyen en la construcción de tendencias racistas y prejuicios. Agregamos que

Toda situación de conflicto social, supone una dimensión de lucha por el dominio de las formas de interacción y comunicación, en que el rol de los distintos grupos está determinado a partir de su control sobre el (acceso al) discurso. (AZÓCAR, 2014, p. 27).

En relación a la mujer mapuche existía, hasta ese momento, un estereotipo ligado a la imagen de salvajismo que compartía con el hombre mapuche. En el cúmulo de estereotipos asociados a lo indígena, muchos de ellos fueron levantados por los exploradores previos a la invasión, quienes entregaron una perspectiva desde la confrontación cultural - funcional a la invasión - que configuraba al mapuche como un ser improductivo, bárbaro, muchas veces ‘incorregible socialmente’.

Esta visión se mantuvo luego de la ocupación del Wallmapu, siendo uno de los principales continuadores de esta producción científica Tomás Guevara. El ex soldado de la Guerra del Pacífico, durante las primeras décadas del siglo XX escribió: Costumbres judiciales. Enseñanza de los araucanos (1904), Picolojia del pueblo araucano (1908), Folklore Araucano. Refranes, cuentos, cantos, procedimientos industriales, costumbres prehispanas (1913), y Las últimas familias i costumbres araucanas (1913). Todas con reportes de observaciones de la cultura mapuche, desde una apreciación sesgada por la modernidad, donde cerraba sus anotaciones con comentarios moralistas acerca de los mapuche. Lo último se explica con sus proyectos educativos, con lo que pretendía redimir a los mapuche aculturizados a la sociedad chilena.

Éste es el contexto en que, junto con los paradigmas racistas y racialistas que sostuvieron los proyectos coloniales de fines del siglo XIX, aparece la antropología moderna. Así, a este imaginario etno-fotográfico de lo mapuche le corresponde el surgimiento de una etnología mapuche, En la que ocupará un lugar de especial importancia la figura de Tomás Guevara. El surgimiento de este saber científico sobre lo mapuche se enmarca en la urgencia política de concretar en términos culturales y, como veremos, raciales, la incorporación no sólo de los territorios sino que también de las poblaciones mapuches a la soberanía nacional chilena. Esta urgencia aparece a lo largo de la obra de Guevara en la tensión entre el convencimiento de la inexorable extinción de una raza inferior, y la esperanza de su incorporación, por chilenización, a la civilización. (André MENARD, 2009, p. 21-22).

En relación a la figura indígena en la fotografía de la época, Menard (2009) indica que existió una carga de erotización otorgada por los productores de la época a las fotografías en donde aparecen indígenas, ya sean retratos de mapuche o representaciones de estos en situaciones de disfraz. El investigador, en el caso las fotografías de mujeres blancas disfrazadas de mapuche, interpreta que existe una manifestación de frivolidad por parte de la mujer occidental al momento de caracterizarse como mujer mapuche, en referencia a los descuidos técnicos visibles en la vestimenta de las mujeres blancas al momento de posar, los que terminan revelando el origen étnico de las fotografiadas. Sostiene la idea de que la mujer civilizada posee esencialmente el pudor y el recato, y al jugar a tomar el rol de la mujer mapuche estaría representando a un ser inmoral y, al mismo tiempo, atractivo, activando así el imaginario de la tradición de las cautivas blancas en manos de los salvajes machos orientales.

Otro de los estudiosos de la cultura mapuche, fundacional en cuanto a la configuración los imaginarios producidos en la academia sobre los mapuche, fue el lingüista alemán Rodolfo Lenz, quien, a finales del siglo XIX, publicó Estudios araucanos: materiales para el estudio de la lengua, la literatura i las costumbres de los indios mapuche o araucanos (1895-1897), donde se abocó a describir las costumbres mapuche. Su opinión fue muy afín el espíritu de la época, ya que sintonizaba con la idea que el proceso civilizador era la vía para redimir a los indígenas; y se planteaba optimista respecto a su incorporación a la sociedad occidental.

7 Aspectos metodológicos

Metodológicamente esta investigación adaptó el Modelo de Análisis Visual desarrollado por Azócar (2004; 2014) para estudios sobre discurso fotográfico sobre el mundo indígena en La Araucanía durante el periodo de colonización. Este modelo fue utilizado también en los trabajos de Flores; Azócar (2002; 2006), Flores; Nitrihual; Azócar (2012).

El modelo consta de tres niveles: 1) Nivel Contextual (Periódico, fotógrafo, fecha, página); 2) Nivel Icónico (Fotografía, descripción de la fotografía, titular, bajada, pie de foto, epígrafe, llamado); y 3) Nivel Iconográfico (Plano de significado del texto). Además se tomó como referencia el Modelo de Análisis Crítico del Discurso (ACD) y Análisis Socio-Semiótico (ASS), modelo que fue desarrollado en el Proyecto “Fondo de Estudios sobre el Pluralismo en el Sistema Informativo Nacional - 2012”.5

Este modelo resulta adecuado en cuanto incorpora distintos niveles de análisis para estudiar la imagen fotográfica en un contexto intercultural, y ha sido aplicado en investigaciones referidas al pueblo mapuche en el contexto de la región de La Araucanía, en particular para estudiar el periodo de colonización. Sin embargo, en su versión original, el Modelo de Análisis Visual no incorpora la perspectiva de género.

En este sentido consideramos que:

Aplicar una lectura que bebe de los estudios de género encuentra la apertura suficiente para poder desarrollarse puesto que las imágenes, al igual que el lenguaje, no son neutrales sino que están atravesadas por los diferentes condicionamientos sociales y culturales, y es mediante las imágenes que se ejerce la dominación simbólica, es decir, la definición y la imposición de los estereotipos. (Francisco ZURIAN; Antonio CABALLERO, 2013, p. 479).

Respecto al corpus de análisis, corresponde a fotografías publicadas por la revista Tic-Tac durante 1914, teniendo como criterio de inclusión/exclusión las fotografías de portada e interior donde aparecieran retratadas mujeres. Al aplicar este criterio pudimos delimitar que, de un total de 19 fotografías en las que aparecen hombres y mujeres, en 7 aparecen retratadas solo mujeres, de las cuáles en 5 aparecen mujeres retratadas individualmente, en 1 aparecen dos mujeres y en otra una mujer con un niño. Finalmente, en una octava fotografía aparecen mujeres junto a hombres en una actividad social.

8 Resultados

Al aplicar el modelo de análisis al que incorporamos la dimensión de género, pudimos dar cuenta de las representaciones que en ese contexto histórico - consolidación política, cultural, ideológica y económica del Estado chileno en territorio mapuche - se cristalizaron respecto a la mujer.

La revista Tic-Tac era una publicación de tipo magazine, de exposición de la vida social y cultural local, con una importante carga gráfica, inusual para la época y de avanzada tecnología. En su editorial, declara fomentar a través de sus contenidos la “alta cultura” en la ciudad de Temuco, donde se distribuye. Estamos ante una revista con características occidentales, con una propuesta de carácter moderno, con una carga valórica donde se identifican las ideas filosóficas de la Ilustración, su acentuado eurocentrismo y la noción de `progreso´ referido a la instalación de la modernidad capitalista.

El público objetivo de la revista es altamente selectivo, dadas las condiciones económicas de la época y el limitado acceso a la educación y alfabetización. En las fotografías analizadas pudimos observar que el perfil retratado es de mujeres de clase alta y media. Se invisibiliza a los sectores pobres, indígenas, desempleados y profesiones fuera de la urbanidad, así como las actividades populares.

Las mujeres retratadas en el corpus de imágenes son expuestas en su condición de madres, esposas o como hermosas jóvenes solteras. Como género, están vinculadas ideológicamente a tareas tradicionales y propias de su condición histórica, la revista perpetúa y refuerza los estereotipos patriarcales.

Fotografías Nº 1 y Nº 2 

Fotografía N° 1 corresponde a Sra. Josefina Carberry de Navarrete, realizada por la Galería Artística Castillo (Tic-Tac, n. 4, 1914). Retrata a una mujer casada, joven, exponiendo su condición de belleza de la época, calidez y pasividad. Un modelo de esposa, ataviada, conservada en juventud y salud, sobre todo en una actitud de quietud, sumisa y dócil. Estereotipos: para comienzos del siglo XX en Chile, la mujer todavía no ha podido equiparar sus derechos civiles con los del hombre, con mínima figuración en el espacio público, y cuando lo hacía se le relegaba exclusivamente a su rol familiar. Esta mujer calza en el perfil de época, joven y en familia formal, en actitud pasiva y condescendiente. La valoración de clase tampoco escapa, no parece tener una condición de clase baja, su origen europeo es otro signo de las condiciones históricas de promoción y colonización por parte del Estado Chileno en La Araucanía. En resumen, la mujer tradicional y destacada en su condición de origen económico y cultural.

Fotografía N° 2 corresponde, según indica el pie de foto, a la Sra. Blanca Hartat de Campino, fotografía realizada por Galería artística de Menéndez y Castellan (Tic-Tac, n. 4, 1914). La función de la fotografía es retratar a una mujer casada, con hijos y aún joven, exponiendo su calidad de madre, señora de buena situación económica, altiva y orgullosa. Un modelo de esposa, mujer de dinero, condición social alta y salud. Una mujer realizada en las funciones clásicas del género de la época. En la imagen aparecen la mujer y un niño representando una buena situación socio-económica, ambos blancos, de apellido extranjero. Se destacan condiciones de clase, género y culturales clásicas y altamente valoradas.

Fotografías N° 3 y Nº 4 

Fotografía N° 3 corresponde a Srta. Amelia Carberry, realizada por la Galería Artística de F. Castillo (Tic-Tac, n. 3, 1914). El texto que acompaña la fotografía indica que “Son sus ojos misteriosos encanto de cuantos miran ante ellos muchos deliran ¡oh! Divinos negros ojos”.6 La mujer es evaluada únicamente por sus características físicas. Se la expone frente a la comunidad como canon y al mismo tiempo objeto de belleza. Figura una mujer en solitario, indicada como soltera, de apariencia joven, apellido anglosajón y de tez blanca. Se resalta a una mujer exclusivamente por su belleza física, en su condición de soltería y juventud. Como objeto de deseo y admiración. También se refuerza la belleza desde la idea occidental, blanca y estéticamente civilizada.

Fotografía N° 4 corresponde, según texto que la acompaña, a “Vista tomada durante el Pik-Nick con el que el regimiento Tucapel celebró su 10º aniversario” (Tic-Tac, n. 2, 1914). La función de la fotografía es retratar el perfil de la mujer en sociedad, en un acto formal y de alta sociedad, tradicional como el ejército chileno. Un espacio de limitada acción para el género femenino, más allá de ser una acompañante pasiva (objeto) de un hombre ligado al cuerpo militar. Es una fotografía donde se expone a esta mujer vinculada al hombre en un evento social-militar. El ejército chileno es una institución que está lejos de considerarse liberal y de vanguardia, y que históricamente ha desarrollado un estilo muy conservador respecto a rol de las mujeres. La fotografía es un registro vivencial de una actividad. Se resalta a una mujer pasiva, de compañía, sin mayor expresión de gestos. Como objeto en sociedad. Se destaca una actividad ligada a una instrucción bélica.

Fotografía N° 5 

Fotografía N° 5 corresponde Srta. Berta Thiers,7 fue realizada por la Galería Artística de Menéndez y Castellan (Tic-Tac, n. 1, 1914). La función de la fotografía es retratar a una mujer joven y soltera, pareciera ser la típica ´presentación en sociedad` de las jóvenes de la época, presentadas para encontrar un marido de su misma posición social. La fotografía refleja juventud y salud, actitud de quietud, sumisión, ternura y docilidad, de vestimenta tradicional, de apellido extranjero (anglosajón), en actitud pasiva y tierna, con disposición para ser retratada. Los estereotipos presentes, indican que esta mujer calza en el perfil de época, joven, en edad de casarse, en actitud pasiva, tierna y femenina.

Fotografías N° 6 y N° 7 

Fotografía N° 6 corresponde a la Señorita Marta Bustingorry,8 realizada por la Galería Artística de Menéndez y Castellan (Tic-Tac, n. 2, 1914). La función de la fotografía es retratar a una mujer joven y soltera, a diferencia de la fotografía anterior del tipo ´presentación en sociedad´ de las jóvenes de la época, para encontrar un marido de su misma posición social. Esta fotografía muestra a la mujer colona europea vestida con ropas típicas de mujer mapuche de buena posición económica, que posa con elegancia y femineidad. Figura una mujer, joven, soltera, con vestimenta de mujer mapuche, de apellido extranjero (vasco francés), en actitud femenina y elegante, con disposición para ser retratada. Lo llamativo de esta fotografía es que la vestimenta y complementos no responden al modelo occidental tradicional de mujer, sino que los atuendos son de mujeres mapuche de un nivel económico alto, y adicionalmente se puede observar que el montaje de la joyería fue preparado con un conocimiento apropiado de protocolo de adornos y estética propios del pueblo mapuche, ya que están en correcto orden y posición.

Fotografía N° 7 indica, en el pie de foto, “Dos simpáticas francesas en traje de indígenas” (Tic-Tac, n. 2, 1914). La función de la fotografía es retratar a dos mujeres jóvenes colonas, usando vestimentas de mujeres mapuche. Posan con coquetería y feminidad. Llama la atención nuevamente que estas mujeres extranjeras posen con ropas de mujeres mapuche, como una forma de mostrar feminidad. En apariencia, estas jóvenes son de clase alta. Es una fotografía preparada en una casa patronal, en un entorno hogareño y natural. Su disposición expresa, en este caso, poco conocimiento de la forma en que era llevado este atuendo por las mujeres mapuche, hay mayor descuido de su uso correcto. Lo llamativo de esta fotografía es que la vestimenta y complementos no responden al modelo occidental tradicional de mujer (en la vestimenta), sino que los atuendos son de mujeres mapuche de un nivel económico alto.

Fotografía N° 8 

Fotografía N° 8 corresponde a la Sra. Santelices de Román (Tic-Tac, n. 2, 1914). Se expone una mujer adulta, casada, blanca, elegante, serena. Es una fotografía de presentación social, resaltando su elegancia. La mujer de la fotografía no ejerce ninguna actividad o rol laboral. La imagen nos representa solo su figura. Podemos ver en el pie de foto que es la ´Esposa de`. El fondo de estudio nos remite a un jardín o flores, la mujer posa ante el fotógrafo de forma elegante y femenina. No realiza ninguna actividad más que posar ante el fotógrafo. Se menciona su nombre, y categoría social (casada).

9 Conclusiones

Esta investigación abordó la construcción en la fotografía de estereotipos y roles de género en el periodo histórico de instalación del Estado chileno y de la modernidad, tras la ocupación territorial y conquista del pueblo mapuche; y por ende, la instalación, a través de la prensa, de los valores, instituciones e ideología de los grupos hegemónicos. Tal como señala Patricio Toledo respecto de las fotografías del mundo mapuche de fines del siglo XIX e inicios del XX, ellas “son contemporáneas de uno de los periodos más complejos y violentos de las relaciones entre las comunidades de la frontera y el Estado cuyo proyecto ideológico significó la integración de las comunidades mapuche a la administración de la República” (TOLEDO, 2001, p. 38). En este sentido, las fotografías que analizamos en este trabajo cobran relevancia en tanto configuran una nueva “frontera simbólica”, en palabras de entre el mundo mapuche y la sociedad chilena, cuestión que podemos observar nítidamente en las fotografías de mujeres colonas vestidas de mapuche.

Tras aplicar un modelo de análisis construido para esta investigación que incorpora aspectos descriptivos de las fotografías, análisis de la narrativa y funciones de la fotografía y los roles y estereotipos de género presentes, pudimos concluir que la representación de las mujeres en este periodo histórico legitima y naturaliza los roles y estereotipos patriarcales occidentales, cristianos y blancos, con la imposición de los valores y modo de vida promovido por el Estado chileno en su reciente conquista del territorio indígena mapuche. Los roles y estereotipos tradicionales y patriarcales ubican a la mujer en vinculación al espacio de lo privado esencialmente, como madre y esposa o bien como joven “casadera”, donde las fotografías cumplen la función social de presentarlas ´en sociedad`.

También la presentan como un objeto estético, en tanto - a diferencia de las fotografías masculinas vinculadas a acciones como el trabajo, la profesión o el deporte - una fracción de las fotografías se centran en la imagen de la mujer, en la ´belleza` como aspecto central de la representación. Las poses de las mujeres representadas representan estereotipos de ´feminidad`, delicadeza, suavidad, devoción, docilidad, pasividad. Sin embargo, cuando las mujeres aparecen vinculadas al espacio público, lo hacen acompañando al ´esposo` en actividades sociales o relacionadas a actividades solidarias o educativas.

Como señala Cázarez, las mujeres:

Tradicionalmente se constituyeron en objeto de conocimiento científico o fuente de inspiración de poetas, pero no en una sujeto libre, reconocida con igual capacidad legal, política y científica, que los varones. Luce Irigaray en su obra Speculum, afirma que el constructo sujeto debe comprenderse exclusivamente como masculino, que hace manifiesta la existencia de una ideología patriarcal, que históricamente tendió a la invisibilización de lo femenino. En este sentido nuestra autora afirma con los planteamientos de Foucault, que la racionalidad política se ha desarrollado e impuesto a lo largo de la historia de las sociedades occidentales, como una racionalidad patriarcal. (Gisela CÁZARES CERDA, 2012).

Punto aparte merecen dos fotografías de colonas europeas vestidas con vestimentas típicas de mujeres mapuche, pueblo sometido y conquistado. En dichas fotografías se representan a estas damas de sociedad ´blancas`, exponiéndose vestidas de indígenas en tanto objetos de ´belleza` estética, con coquetería y femineidad. Una posible explicación es que el despojo territorial, político y económico de las mujeres mapuche se expresó simbólicamente en la adquisición y exhibición de las joyas típicamente mapuche, de gran valor económica (plata) y estético (fina producción) y fue una orgullosa expresión del ´triunfo` del mundo ´blanco`, expresado en las colonas que utilizan la vestimenta, sobre el mundo mapuche. Es interesante resaltar que estas fotografías dejan en evidencia el rol secundario desarrollado por la mujer de la época; la mujer occidental retrocede respecto de lo que tenía la mujer mapuche hace 50 años atrás - antes de la invasión - en el mismo territorio. La mujer indígena desempeñaba acciones de gran valoración social, posicionándose de manera activa en ceremonias propias de la cosmovisión, vehiculizando conocimientos funcionales a su sociedad. Una cultura como la occidental, que presupone las ventajas de la civilización en cuanto a ´nivel cultural`, y propuestas como la misma modernidad donde figuran premisas de libertad y progreso, viene a producir una retracción social en un territorio respecto al rol de la mujer. En cuanto al papel de los medios, estos refuerzan en nuevo patrón dominante, la mujer vuelve a ser valorada solamente en cuanto a su estética y función como madre.

Referencias

ALVARADO, Margarita; MEGE, Pedro; BÁEZ, Cristian (Ed.). Mapuche. Fotografías siglos XIX y XX. Construcción y montaje de un imaginario. Santiago: Pehuén Editores, 2001. [ Links ]

ALVARADO, Margarita. “Indian Fashion. La imagen dislocada del indio chileno”. Revista de Estudios Atacameños, San Pedro de Atacama, n. 20, p. 137-151, 2000. [ Links ]

ALVARADO, Margarita. “Los secretos del cuarto oscuro y otras perturbaciones fotográficas. Recursos y procedimientos en la construcción y el montaje de un imaginario”. Revista Chilena de Antropología Visual, Santiago, n. 1, p. 15-27, 2001. [ Links ]

ALVARADO CORNEJO, Marina. “La biografía como ancla: prensa y folletín chilenos del siglo XIX (1842-1881)”. Revista Taller de Letras, Santiago, PUC, n. 60, p. 137-153, 2017. Disponible en: http://tallerdeletras.letras.uc.cl/images/60/TALLER%20DE%20LETRAS-137-153.pdf. ISSN: 0716-0798. [ Links ]

AZÓCAR, Alonso. “Lectura de textos fotográficos sobre indígenas: una propuesta metodológica”. Revista de Lenguas y Literaturas Indoamericanas, Universidad de la Frontera, Temuco, n. 11, p. 95-104, 2004. [ Links ]

AZÓCAR, Alonso. Fotografía proindigenista. El discurso de Gustavo Millet sobre los mapuches. Temuco: Ediciones Universidad de La Frontera, 2005. [ Links ]

AZÓCAR, Alonso. Así Son… Así Somos. Discurso fotográfico de capuchinos y salesianos en La Araucanía y la Patagonia. Temuco, Chile: Ediciones Universidad de La Frontera, 2014. [ Links ]

BACH, Marta (Coord.). El sexe de la notícia. Reflexions sobre el gènere a la informaciói recomanacions d’estil. Barcelona: Diputació de Barcelona, 1999. [ Links ]

BENGOA, José. Historia de un conflicto: El estado y los mapuches en el siglo XX. Santiago de Chile: Editorial Planeta, 2002. [ Links ]

BRITO, Eugenia; DELSING, Riet; FARÍAS, Alejandra; GRAU, Olga. Discurso, género y poder. Discursos Públicos: Chile 1978-1993. Santiago de Chile: LOM, 1997. [ Links ]

BUTLER, Judith. “Actos performativos y constitución del género: un ensayo sobre fenomenología y teoría feminista”. Debate feminista, año 9, v. 18, p. 296-314, 1998. [ Links ]

CAPDEVILA, Jaume. “La figura femenina en la prensa satírica española del siglo XIX”. Historietas: Revista de estudios sobre la historieta, v. 2, p. 9-30, 2012. [ Links ]

CÁZARES CERDA, Gisela. “Mujer: imagen gráfica y representación”. Magotzi Boletín Científico de Artes del IA, [on line], México, v. 1, n. 1, dic. 2012. Disponible en: Disponible en: https://repository.uaeh.edu.mx/revistas/index.php/ia/article/view/589 . ISSN 2007-4921. Acceso: 20/11/2017. [ Links ]

CUADRADO, María Isabel. “Estereotipos de género”. En: MORALES, J.F.; GAVIRIA, E.; MOYA, M.; CUADRADO, M.I. (Coords.). Psicología social (3.a Ed.). Madrid: McGraw-Hill, 2007. p. 243-266. [ Links ]

FACIO, Alda. Cuando el género suena, cambios trae. Costa Rica: ILANUD, UN. 1992. [ Links ]

FAGOAGA, Concha. “Género, sexo y élites en los medios informativos”. En: ORTEGA, Félix et col. La flotante identidad sexual. La construcción del género en la vida cotidiana de la juventud. Madrid: Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid, 1993. p. 97-118. [ Links ]

FERNÁNDEZ, Ángela, RAMOS, Dolores. “Mujeres, Política y Movimientos Sociales. Participación, Contornos de Acción y Exclusión”. En: BORDERÍAS, Cristina (Ed.). La Historia de las Mujeres: Perspectivas Actuales. Barcelona: Icaria Editorial, 2009. p. 69-131. [ Links ]

FLORES, Jaime; AZÓCAR Alonso . “Tarjetas postales de los capuchinos”. Revista Aisthesis, Santiago, v. 35, n. 35, p. 80-87, 2002. [ Links ]

FLORES, Jaime; AZÓCAR Alonso. “Fotografía de Capuchinos y Anglicanos a principios del siglo XX: la escuela como instrumento de cristianización y chilenización”. Memoria Americana, Buenos Aires, v. 14, p. 75-87, enero/diciembre 2006. [ Links ]

FLORES, Jaime. “Territorio y Economía al Sur del río Bío-Bío durante la Primera mitad del Siglo XX.” En: PINTO, Jorge (Ed). Araucanía, siglos XIX y XX. Economía, migraciones y Marginalidad. Chile: Editorial Universidad de Los Lagos, Programa de Estudios y Documentación de Ciencias Humanas, 2011. p. 129-156. [ Links ]

FLORES, Jaime; NITRIHUAL, Luis; AZÓCAR, Alonso. “La Patagonia en postales fotográficas: Misioneros salesianos y construcción de imaginarios sobre selk`nam, kaweskar y yámanas entre 1880 y 1920”. Revista Arte, Individuo y Sociedad, Madrid, v. 25, n. 2, p. 271-288, 2012. [ Links ]

GALLEGO, Joana; ALTES, Elvira; MELÚS, María Eugenia et al. “La prensa diaria por dentro: mecanismos de transmisión de estereotipos de género en la prensa de información general”. Análisis, Barcelona, v. 28, n. 28, p. 225-242, 2002. [ Links ]

GILA, Juana; GUIL, Ana. “La mujer actual en los medios: estereotipos cinematográficos”. Revista Comunicar, Huelva, v. 12, p. 89-93, marzo 1999. [ Links ]

GONZÁLEZ CANIULEF, Elsa. “La discriminación en Chile: El caso de las Mujeres mapuches”. En: AYLWIN, José (Ed.). Derechos Humanos y Pueblos Indígenas: Tendencias internacionales y contexto chileno. Temuco: Universidad de La Frontera, 2003. p. 313-325. [ Links ]

GONZÁLEZ GABALDÓN, B. “Los estereotipos como factor de socialización de género”. Comunicar, Huelva, v. 12, p. 79-88, 1999. [ Links ]

IROUMÉ, Nicole. “Las disfrazadas de Gustavo Milet: del “tipo étnico” al “retrato de fantasía”. Revista Chilena de Antropología Visual, Santiago, n. 24, p. 128-151, 2014. [ Links ]

LENZ, Rodolfo. Estudios araucanos: materiales para el estudio de la lengua, la literatura i las costumbres de los indios mapuche o araucanos. Santiago: Impr. Cervantes, 1895-1897. [ Links ]

MARIMAN, Pablo; CANIUQUEO, Sergio; MILLALÉN José; LEVIL Rodrigo (eds.). ¡… Escucha, Winka…! Cuatro Ensayos de Historia Nacional Mapuche y un Epílogo sobre el Futuro. Santiago de Chile: LOM, 2006. [ Links ]

MAYORGA, Alberto; NITRIHUAL Luis; HERRERA, Macarena; FIERRO, Juan Manuel. “La construcción socioimaginaria de la mujer en la crítica literaria periodística: resultados del estudio de la producción cultural de la revista de libros del diario El Mercurio de Santiago de Chile”. CIC Cuadernos de Información y Comunicación, Madrid, v. 18, p. 189-204, 2017. [ Links ]

MAYORGA, Javier; NAHUELPI, Carolina; NITRIHUAL, Luis. “El Imaginario Social de la Mujer Mapuche en el Discurso de la Prensa en Chile. El ejemplo del diario El Austral de La Araucanía”. Estudios sobre el Mensaje Periodístico, v. 19, n. 2, 2013. [ Links ]

MENARD, André. Pudor y representación. La raza mapuche, la desnudez y el disfraz. Aisthesis, Santiago, n. 46, p. 15-38, 2009. [ Links ]

NAHUELPÁN, Héctor. “Formación colonial del Estado y desposesión en Ngulumapu”. En: NAHUELPÁN, Héctor et. al. Ta iñ Fijke Xipa Rakizuameluwun. Historia, colonialismo y resistencia desde el país mapuche. Comunidad historia mapuche, 2012. [ Links ]

NILSSON, Noemí. La mujer mapuche en Chile: Un estudio de género y marginación en la región de la Araucanía. 2014. Tesis (Programa Romanska och klassiska institutionen). Stockholms Universitet, Suecia. [ Links ]

NITRIHUAL, Luis; PACHECO, Stefanie; FIERRO, Juan Manuel. “Bienvenida modernidad”. Revistas en La Araucanía y la construcción de la hegemonía, Chía, v. 16, n. 2, p. 398-418, mayo-agosto/2013. [ Links ]

PACHECO, Stefanie. El imaginario social de la justicia en los diarios fundacionales de la Región de La Araucanía. La construcción de mito de La Araucanía. 2015. Tesis (Magister en Ciencias de la Comunicación) - Universidad de La Frontera, Temuco, Chile. [ Links ]

PASCUAL, Felipe. Bandidaje Rural en la Frontera, 1872-1900. 2011. Tesis de grado (Facultad de Educación y Humanidades, Departamento de Historia y Geografía y Ciencias Sociales) - Universidad del Bío Bío, Concepción, Chile. [ Links ]

PINO ZAPATA, Eduardo. Historia de Temuco. Temuco, Chile: Ediciones Universitarias de la Frontera, 1969. [ Links ]

PINTO, Jorge. De la inclusión a la exclusión: la formación del estado, la nación y el pueblo Mapuche. Santiago de Chile: Colección IDEA, USACh, 2000. [ Links ]

QUIDEL, José. Chumgelu ka chumgechi pu mapuche ñi kuxankagepan ka hotukageoan ñi rakizuam ka ñi pûjû zugu mew en Awükan ka kuxankan zugu Wajmapu mew. Violencias coloniales en Wajmapu. Temuco: Ediciones Comunidad de Historia Mapuche, 2015. [ Links ]

RIVERA ARAVENA, Carla. “Mujeres Malas. La Representación Del Delito Femenino En La Prensa De Principios Del Siglo XX”. Revista de Historia Social y de las Mentalidades, Santiago, v. 1, n. 8, p. 91-111, 2004. [ Links ]

ROVETTO, Florencia; SIMELIO, Núria. “Diferencias de Género en los Medios de Comunicación. Análisis de la Invisibilización del Trabajo de las Mujeres en la Prensa Española”. Enfoques, Barcelona v. XXIV, n. 1, p. 31-52, enero/julio, 2012. [ Links ]

SAU, Victoria. Ser Mujer. El Fin de una Imagen Tradicional. Barcelona: Icaria, 1993. [ Links ]

SCOTT, Joan. “El género: una categoría útil para el análisis histórico”. En: LAMAS, Marta (Comp.). El género y la construcción de la diferencia sexual. México: Universidad Nacional Autónoma de México, Programa Universitario de Estudios de Género, 1996. p. 265-302. [ Links ]

SANTA CRUZ, Eduardo. Patricios, letrados, burgueses y plebeyos. La prensa chilena en el siglo XIX. Santiago de Chile: Editorial Universitaria, 2010. [ Links ]

SEPÚLVEDA, Mónica. “Rasgos de la economía de colonización en Angol, 1870-1890”. Revista En AndesSur, Temuco, n. 1, 2010. ISSN 0719-1545. [ Links ]

TOLEDO, Patricio. “La Mirada de los testigos. Uso, reproducción y conflicto de la fotografía mapuche de finales del siglo XIX y principios de XX”. En: ALVARADO, Margarita; MEGE, Pedro y BÁEZ, Cristian (Ed.). Mapuche. Fotografías siglos XIX y XX. Construcción y montaje de un imaginario. Santiago: Pehuén Editores, 2001. p. 37-46. [ Links ]

VAN DIJK, Teum. “Reproduciendo el racismo: el rol de la prensa”. En: DEL VALLE, C. et al. (Ed.). Contrapuntos y entrelíneas sobre cultura, comunicación y discurso. Temuco, Chile: Ediciones Universidad de La Frontera, 2008. [ Links ]

VENEROS, Diana. Perfiles Revelados. Historia de Mujeres en Chile siglos XVIII-XX. Chile: Editorial Universidad de Santiago, 1997. [ Links ]

VILCHES, Lorenzo. La Lectura de la Imagen. Buenos Aires, Argentina: Paidós, 1997. [ Links ]

ZAVALA CEPEDA, José Manuel. “Los colonos y la escuela en la Araucanía: Los inmigrantes europeos y el surgimiento de la educación privada laica y protestante en la región de la araucanía (1887-1915)”. Revista Universum, Talca, v. 23, n. 1, p. 268-286, 2008. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-23762008000100013. ISSN 0718-2376. http://dx.doi.org/10.4067/S0718-23762008000100013. [ Links ]

ZURIAN, Francisco A.; CABALLERO, Antonio A. ¿Tiene la imagen género? Una propuesta metodológica desde los Gender Studies y la estética audiovisual. En: CONGRESO NACIONAL SOBRE METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN EN COMUNICACIÓN, 2. Segovia: Actas 2013, p. 475-487. ISBN: 978-84-616-4124-6. Disponible en línea en: https://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/3049/1/Tiene%20la%20imagen%20genero.pdf. 2013. [ Links ]

1 Artículo adscrito al proyecto Fondecyt Nº1141289, Fondecyt 3150691 Fondecyt 1150666.

2Wallmapu es la denominación dado al territorio y al país Mapuche por su propia gente. Espacio ubicado en las zonas australes de Sudamérica, que abarcaba desde el océano Atlántico al Pacífico. El pueblo Mapuche habitaba ambos lados de la Fütamawida (Cordillera de Los Andes), denominando Puelmapu al área que hoy posee Argentina y NgüluMapu a la zona del lado de Chile.

3Eufemismo que se refiere a la guerra y ocupación militar del territorio mapuche por parte del Estado chileno que se desarrolló entre 1861 y 1883.

4Veritas Comercial Chileno, 1913.

5Proyecto PLU120019 “Discurso e imagen periodística. Construcción de imaginarios sobre el movimiento estudiantil 2011-2012 en la prensa regional impresa y digital de Valparaíso, La Araucanía y Los Ríos”.

6Revista Tic Tac. Edición n. 2, p. 6, 1914.

7Los Thiers fueron colonos alemanes que se asentaron en Temuco y Nueva imperial, destacándose por su participación en el rubro agrícola, fundamentalmente en el triguero. El actual Museo Araucano de Temuco está albergado en la casona perteneciente a esa familia, Casa Thiers (1924).

8Los Bustingorry eran colonos ligados a la industria maderera y la agricultura, como así también con capitales en el comercio de la ciudad de Temuco. Ver a Guillermo Bustingorry en Pino Zapata (1969).

Sandra López Dietz (sandra.lopez@ufrontera.cl) es doctora en Procesos Políticos por la Universidad Arcis (Chile), académica del Departamento de Lenguas, Literatura y Comunicación de la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de La Frontera (Temuco, Chile) y miembro del Centro de Investigación Comunicación, Discurso y Poder.

Stefanie Pacheco Pailahual (stepache@ucm.es) es doctorante en el Programa de Comunicación Audiovisual, Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad Complutense de Madrid, y magíster en Comunicación, Centro de Investigación en Comunicación, Discurso y Poder de la Universidad de La Frontera

Ana López Dietz (analopezdietz@gmail.com) es doctorante por la Universidad de Chile, académica de las Universidades Central, Academia de Humanismo Cristiano de la Universidad Diego Portales y ARCIS. Investiga sobre temas de género y movimientos sociales, y actualmente participa en dos Fondart sobre historia reciente de la clase trabajadora.

Luis Nitrihual Valdebenito (luis.nitrihual@ufrontera.cl) es doctor por la Universidad Complutense de Madrid, académico del Departamento de Lenguas, Literatura y Comunicación de la Facultad de Educación y Humanidades de la Universidad de La Frontera (Temuco, Chile) y director del Centro de Investigación Comunicación, Discurso y Poder (www.comunicacionypoder.cl).

Recibido: 24 de Junio de 2017; Revisado: 21 de Febrero de 2018; Aprobado: 21 de Febrero de 2018

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons