SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.17 special issueConsumption and perceived use of licit and illicit drugs among university students, Antioquia, Medellin, ColombiaPerceived norms among university students of three health courses for drug use among peers author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista Latino-Americana de Enfermagem

On-line version ISSN 1518-8345

Rev. Latino-Am. Enfermagem vol.17 no.spe Ribeirão Preto  2009

http://dx.doi.org/10.1590/S0104-11692009000700021 

ARTIGO ORIGINAL

 

Normas percibidas por los estudiantes universitarios acerca de sus pares y el uso de drogas en Bogotá, Colombia

 

Perceived norms among university students about their peers and drug use in Bogota, Colombia

 

Normas percebidas pelos estudantes universitários acerca dos seus pares e o uso de drogas em Bogotá, Colômbia

 

 

Luz Stella Medina MatallanaI; John CunninghamII; Carol StrikeII; Bruna BrandsIII; Maria da Gloria Miotto WrightIV

IRN, M.Sc., Profesor Asociado, Facultad de Enfermería, Pontificia Universidad Javeriana, Colombia, e-mail: lsmedina@javeriana.edu.co
IIPh.D., Investigador, Health Systems Research and Consulting Unit, Centre for Addiction and Mental Health, CAMH, University of Toronto, Canada, e-mail: john_cunningham@ .net, carol_strike@camh.net
IIIPh.D., Senior Scientist, Office of Research and Surveillance, Drug Strategy and Controlled Substances Programme, Health Canada and Public Health and Regulatory Policies, Centre for Addiction and Mental Health, CAMH, University of Toronto, Canada, e-mail: bruna_brands@camh.net
IVPh.D., Senior Specialist, Coordinator Educational Development Program, Demand Reduction Section, Inter-American Drug Abuse Control Commission, CICAD, Organization of American States, OAS, Estados Unidos, e-mail: gwright@oas.org

 

 


RESUMEN

Este estudio tuvo como objetivo estimar la diferencia entre las normas percibidas sobre uso de drogas en universitarios y sus pares, entre 18 a 24 años, de las áreas de salud y educación. Se trata de un estudio transversal, por encuesta y cuestionario autoaplicado anónimo. Participaron 365 estudiantes. En el último año, la proporción de consumo real de tabaco fue 43,6%, de alcohol 96,2%, de marihuana 8,2%; y 2,2%, de cocaína. La norma percibida de la proporción de consumo de tabaco el último año fue 78,9%, alcohol 88,3%, marihuana 35,4% y 20,9% cocaína. La proporción de consumo real de alcohol entre los estudiantes y la norma percibida por ellos estuvieron muy próximas; para el tabaco, marihuana y cocaína la percepción estuvo sobreestimada. De las drogas de acceso fácil o muy fácil en el campus, se encontró una subestimación para cigarrillo y cocaína, y sobreestimación para marihuana. Se concluye que los universitarios sobrestiman el consumo de tabaco, marihuana y cocaína, parte de sus pares, y tienen una percepción exacta del consumo de alcohol. La sustancia de consumo más sobreestimada de los últimos doce meses fue el tabaco.

Descriptores: drogas ilícitas; educación superior; tabaquismo; percepción


ABSTRACT

The objective of this study was to estimate the difference between perceived norms for drug use among university students and their peers, with ages between 18 and 24 years, and attending education and health courses. This cross-sectional study was based on a survey and an anonymous self-administered questionnaire.
RESULTS: in total, 365 students participated. The rates for drug use over the last year were as follows: 43.6% for tobacco; 96.2% for alcohol; 8.2% for marijuana; and 2.2% for cocaine. The perceived norm for drug use over the last year was 78.9% for tobacco, 88.3% for alcohol, 35.4% for marijuana and 20.9% for cocaine. The consumption of alcoholic beverages and the perceived norm were very close, but it was overestimated for tobacco use. Regarding access to drugs being easy or very easy on campus, access to cigarettes and cocaine was underestimated, while marijuana was overestimated.
CONCLUSIONS: university students overestimate the use of tobacco, marijuana and cocaine by their peers and have a correct perception of alcohol use. Tobacco is the substance with the most overestimated use.

Descriptors: street drugs; education, higher; smoking; perception


RESUMO

Com este trabalho objetivou-se estimar a diferença entre as normas percebidas sobre o uso de drogas pelos estudantes universitários e os seus pares, com idades entre 18 e 24 anos, das faculdades de educação e saúde. É um estudo transversal, baseado em censo e questionário autoadministrado, sem identificação do respondente. Participaram 365 estudantes. Quanto aos resultados, vê-se que a proporção do consumo de tabaco no último ano foi 43,6%; álcool 96,2%, maconha 8,2% e 2,2% cocaína. A norma percebida para a proporção do consumo de tabaco no último ano foi de 78,9%, álcool 88,3%, maconha 35,4% e 20,9% para a cocaína. A proporção do consumo de bebidas alcoólicas e a norma percebida estiveram muito próximas, para o consumo de tabaco esteve sobreestimada. Para o acesso fácil ou muito fácil no campus universitário, foi encontrada subestimação para o cigarro e a cocaína, e superestimação para a maconha. Conclui-se que os estudantes universitários sobreestimam o consumo de tabaco, maconha e cocaína pelos seus pares e têm percepção exata do consumo de álcool. A sustância mais sobreestimada foi o tabaco.

Descritores: drogas ilícitas; educação superior; tabagismo; percepção


 

 

INTRODUCCIÓN

El consumo de drogas es un fenómeno mundial que ha afectado muchas vidas, con un costo muy alto para la sociedad. La cantidad del consumo, la mortalidad asociada y el daño generado por la enfermedad vienen aumentando, al igual que los problemas psicosociales relacionados a este fenómeno. Debido a esta problemática se desarrollan, permanentemente, estudios tendientes a mantener un diagnóstico actualizado sobre el uso, consumo y dependencia de drogas en determinadas poblaciones y contextos. Dada la alta prevalencia del uso de drogas entre los estudiantes universitarios y su impacto en la vida de las personas, y consecuentemente en el desarrollo de los países, varios investigadores han tratado de comprender el fenómeno de la droga.

En diferentes estudios se ha encontrado una relación entre la influencia de los pares, como un factor clave asociado, al uso de drogas y la Teoría de Normas, debido a que esta teoría conceptualiza como percepción errónea la conducta de uso de drogas de los pares; esta conducta se define como la discrepancia entre la percepción del consumo por los pares y el consumo real.

Con relación a la magnitud del uso de drogas, en el mundo, 5.1 litros de alcohol puro es el consumo promedio per cápita del adulto(1), 1,25 billones de personas fuman(2) y 4,8% de la población usó drogas en el último año(3). En América Latina, los jóvenes entre 18 y 24 años, especialmente estudiantes universitarios del último año, presentan la prevalencia más alta de uso de drogas legales e ilegales en la población. Estas diferencias son más altas para drogas ilegales que para alcohol y tabaco(4).

La prevalencia del uso de marihuana entre estudiantes universitarios del último año de estudios es tres veces más alta entre los jóvenes de 18 a 24 años, que en la población total de Chile (16% vs. 5.3%), y dos veces más alta que en la población total de Perú (6.8% vs. 3.3%). La prevalencia del último año en el uso de cocaína es casi dos veces más alta, entre los jóvenes de 18 a 24 años que entre toda la población en estos dos países(5-6).

Con la participación en estos estudios se busca crear conciencia entre, las personas y las diferentes instituciones gubernamentales y organizaciones internacionales, sobre el problema de la expansión de la droga, que afecta a los adultos y también a nuestros jóvenes; pensamos que se debe contribuir con la implementación de políticas tendientes a reducir el uso de drogas, como también realizar programas que permitan el control del consumo y la adicción, para que se pueda controlar las consecuencias de morbilidad, mortalidad y otras patologías asociadas al uso y consumo de sustancias psicoactivas.

A largo plazo, podría diseñarse la evidencia basada en breves intervenciones usando retroalimentación normativa, para reducir el uso de drogas y el uso de la bebida de manera peligrosa entre estudiantes. El considerar la inexactitud de las normas percibidas acerca del uso de drogas de los pares, es un poderoso componente de cualquier programa de prevención de drogas.

 

OBJETIVO

La presente investigación es parte de un Estudio Multicéntrico realizado en cinco países latinoamericanos. El propósito de este estudio fue estimar la diferencia entre las normas percibidas de consumo de drogas entre pares y el uso real de las mismas, entre los estudiantes universitarios de segundo y tercer año, entre 18 y 24 años, en una universidad privada en la ciudad de Bogotá, Colombia.

 

METODOLOGÍA

La metodología que se utilizó fue un estudio cuantitativo de corte transversal; la población de estudio, a través de una encuesta, fue de 365 estudiantes universitarios, de 18 a 24 años, matriculados en el segundo y tercer año de las facultades del área de la salud y educación, de una universidad privada en la ciudad de Bogotá, Colombia. La recolección de datos fue realizada a través de la aplicación de un cuestionario anónimo impreso, autoaplicado, que constaba de 30 preguntas, utilizado para evaluar el uso de drogas y las percepciones sobre el uso de drogas de los pares entre estudiantes universitarios, el cual fue respondido por todos los estudiantes del segundo y tercer año, entre 18 y 24 años que aceptaron voluntariamente participar en el estudio, durante la última hora de un curso principal. Se midieron las siguientes variables:

Características sociodemográficas

Edad, sexo, situación laboral, estado civil, área de estudio, y año de estudio.

Normas percibidas

Definidas como lo que los estudiantes perciben ser la norma de los pares sobre el uso de drogas en su universidad(7). Estas fueron medidas por las siguientes preguntas: "¿Con qué frecuencia piensas que el promedio de estudiantes en tu campus usa...?" Para alcohol, se estimó también la cantidad, con la siguiente pregunta: "Durante los pasados 12 meses, ¿Cuál es el número más alto de copas/bebidas que recuerdes haber tomado en una sola ocasión?"

Medio ambiente

Tipo de universidad, lugares de uso, compañeros de uso y acceso al alcohol, tabaco, marihuana y cocaína.

Uso de Drogas

Frecuencia: uso de alguna vez en la vida y en el año pasado de alcohol, tabaco, marihuana y cocaína. También se midió la cantidad de alcohol y tabaco; proporción de alcohol, tabaco y drogas ilegales usadas alguna vez en la vida y en el año pasado. (Por ejemplo: durante los últimos 12 meses, ¿Cuántos cigarrillos fumó?) Adicionalmente, fueron evaluadas las consecuencias del uso de drogas.

Se llevó a cabo un análisis exploratorio para buscar valores perdidos, extremos y la distribución de las variables de interés.

 

RESULTADOS

Descripción sociodemográfica de los estudiantes universitarios entre 18 y 24 años, pertenecientes a una universidad privada de Bogotá, Colombia

Respondieron a la encuesta 365 jóvenes de 18 a 24 años, con un promedio de edad de 20,5 años (DE 0,61 años) y una mediana de 20 años. Las 4 preguntas que no tuvieron esta tasa, representaron una tasa entre 0,3 y 3,6% (Q2, Q16, Q17, Q19).

El 96,7% era soltero, 81,6% eran mujeres y el 57% cursaba el segundo año. A las áreas de estudio de medicina, odontología y enfermería pertenecían el 92,3% de los estudiantes. El 7,1% trabajaba en el momento de la encuesta.

Proporción del consumo de drogas por estudiantes universitarios, entre 18 y 24 años, pertenecientes a una universidad privada de Bogotá, Colombia

El 67,4% fumó alguna vez en su vida; el 99,7% consumió bebidas alcohólicas, el 18,4%, marihuana y el 3,3%, cocaína. El consumo actual fue 23,8% menor para el cigarrillo, 10,2% para la marihuana, 1,5% para bebidas alcohólicas y 1,1% para la cocaína (Figura 1).

 

 

El 13,8% de los que consumieron en el último año, lo hicieron diariamente. El 26,8% de los fumadores en el último mes fumaron más de un cigarrillo.

El 0,3% de los que consumieron bebidas alcohólicas durante los últimos 12 meses, lo hicieron diariamente y el 4,4% de dos a tres veces. El 0,6% manifestó consumir más de 5 copas diariamente.

La media de consumo de copas por día durante los últimos doce meses fue de 5,03 (mediana 4), con un número máximo durante el último mes de 6,1 copas (mediana 4).

Entre los que consumieron marihuana durante los últimos doce meses, el 3% lo hizo semanalmente, y entre los que consumieron bebidas alcohólicas, el 8,3%, lo hicieron de la misma forma.

El principal sitio de uso informado para fumar y para consumir bebidas alcohólicas fue en las fiestas (41,1% y 84,1%, respectivamente); para consumir marihuana, en la casa de los amigos (10,1%) y para consumir cocaína, en los bares y fiestas (1,4%).

La principal compañía informada fueron los amigos para el consumo de tabaco (44,4%), para bebidas alcohólicas (85,2%), para la marihuana (10,7%) y para la cocaína (1,9%).

Normas percibidas de consumo de los estudiantes

Los estudiantes perciben que el consumo "alguna vez en la vida" de tabaco es de (81,2%), de bebidas alcohólicas (90,3%), de marihuana (43,8%) y de cocaína (26,3%). Al revisar la percepción de consumo durante los últimos doce meses se encuentra una reducción mayor para marihuana y para cocaína. Sin embargo, no se encontró una distribución normal en las percepciones del consumo de "alguna vez en la vida" y en el consumo actual(Figura 2).

 

 

Los estudiantes universitarios perciben, durante los últimos 12 meses, la frecuencia diaria de consumo de tabaco en un 67,1%, de dos a tres veces por semana de consumo de bebidas alcohólicas en un 47,4 %, de una vez al mes en el consumo de marihuana en un 28,5% y de una vez al año en el consumo de cocaína en un 33,7 %.

El campus es el sitio donde se percibe que se usa más el tabaco 91,0%; los bares son los más frecuentes para el consumo de bebidas alcohólicas 95,3%; las fiestas para el consumo de marihuana 67,7% y de cocaína 61,1%

Los compañeros de la universidad son percibidos como la compañía más frecuente para el consumo de tabaco 85,2%, de bebidas alcohólicas 90,1%; por otro lado los amigos son la compañía percibida para el uso de marihuana 76,2% y de cocaína 61,6%. El consumo "únicamente" de marihuana y cocaína se presentaría en el 50% de los usuarios.

Comparación entre la norma percibida sobre el uso de drogas por sus pares y el uso actual de drogas en estudiantes universitarios

La percepción de consumo de alguna vez en la vida y el uso actual tuvieron una relación exacta para bebidas alcohólicas. Entre tanto, fue sobreestimada para el consumo de tabaco, marihuana y cocaína. Para la percepción de consumo (último año) y el uso actual, se mantuvo la misma relación (Tabla 1).

 

 

DISCUSIÓN

Los resultados del estudio muestran que existe una sobreestimación del consumo de los pares en alguna vez en la vida y en los últimos doce meses para tabaco, marihuana y cocaína. En la literatura científica revisada, producto de investigaciones en Norteamérica, se encuentra el mismo hallazgo en la percepción del consumo de tabaco(8), marihuana(9-10) y cocaína(8).

De manera más puntual se encontró que en la medida en que se consume más tabaco y marihuana, la sobreestimación es mayor, lo cual está de acuerdo con la literatura científica al afirmar que la percepción del consumo de otros está dada a su vez por disposiciones personales en lugar de ser el resultado de un análisis del contexto real de consumo.

A diferencia de lo que se indica en todos los estudios previos revisados, en países que no pertenecen a Latinoamérica(11-14), el consumo de alcohol es percibido de manera exacta (acorde con la proporción informada por los pares) por los estudiantes participantes del estudio.

Otros estudios reportaron que el fácil acceso al alcohol estaba relacionado con el consumo de alcohol exagerado en estudiantes universitarios(15), de manera particular en esta universidad el alcohol es una de las sustancias, que junto con el cigarrillo presentan mayor facilidad de acceso en el campus universitario y en la ciudad, también es la segunda sustancia más disponible en el mercado, (a continuación del tabaco), lo cual contrasta con que sea la sustancia de mayor consumo informado por los estudiantes universitarios; se supone entonces que el consumo en los alrededores del campus y en el resto de la ciudad es responsable por el alto consumo.

Los resultados encontrados coinciden con los resultados de investigaciones anteriores, las que muestran que los estudiantes universitarios sobreestiman la prevalencia de la bebida entre sus pares(11). Por otra parte la magnitud de la sobreestimación está asociada con mayores problemas con la bebida(12).

Los resultados del estudio obtenidos, usando la información de la base de datos, mostraron que muchos universitarios y en numerosas instancias muchos estudiantes tienen percepciones erróneas sobre las normas de sus pares, percibiendo un uso de sustancias demasiado exagerado, como típico en su escuela. Este estudio refuerza las conclusiones de la literatura existente acerca de la influencia de las percepciones erradas sobre el uso de sustancias concernientes a las normas de los pares. Se exploró el fenómeno de las percepciones erradas a través de una variedad de otras drogas (tabaco, marihuana, cocaína,) y en cada caso, la percepción del uso como la norma fue destacada cuando la mayoría no usó la droga. En el caso del consumo de tabaco y marihuana (donde algunas escuelas podrían ser identificadas como teniendo un consumo limitado por la mayoría de los estudiantes), la norma percibida seguía siendo que el uso del estudiante típico era mucho más frecuente, que el indicado por el propio informe.

Estos hallazgos del estudio son consistentes con lo planteado por la Teoría de Normas Sociales, que se usó como marco conceptual para comprender esta percepción. Uno de los principales conceptos de esta teoría es la Percepción errónea respecto a la conducta de beber de los pares; definida como la discrepancia entre la norma actual/real (prevalencia de la bebida) y la percepción de la norma (frecuencia percibida de la conducta de beber de los pares)(16). La teoría de las normas sociales predice que tales percepciones equivocadas pueden llevar a elevar los niveles en el consumo de dichas drogas.

La teoría de las normas sociales sugiere que, cuando los estudiantes perciben que la mayoría de sus pares del campus universitario beben en demasía, la sobreestimación del uso del alcohol puede resultar en una alta tasa de incremento en el riesgo de aumentar el consumo de alcohol. La teoría también predice que una subestimación de comportamientos hace que los estudiantes se marginen, limitando su consumo, y por otro lado reforzando a aquellos estudiantes que ya beben en demasía. Así, si los estudiantes creen que el uso del alcohol en demasía es la norma aceptada en el campus, sin tener en cuenta la exactitud de esta percepción, tienen mayor probabilidad de incurrir en el uso abusivo del alcohol. Esta misma afirmación puede ser aplicada al consumo de alcohol y a cualquier tipo de droga, como se pudo evidenciar en los hallazgos del estudio.

La sobreestimación encontrada en el uso de las drogas de los pares entre los estudiantes universitarios, puede explicarse por la Teoría de la Atribución, por el hecho de que los estudiantes tienden a recordar más vívidamente el uso de drogas entre sus pares, y por la percepción cultural, que define lo que es normal en un campus universitario. Adicionalmente, la estructura de normalización explica los cambios culturales que han promovido el uso de drogas como una actividad de diversión, en la que los jóvenes no usuarios son más tolerantes en el uso de drogas ilegales entre sus pares.

Muchos estudios han mostrado que la sobreestimación del uso de alcohol y marihuana en los pares ocurre en relación con el grupo de referencia. Sin embargo, los niveles de consumo de alcohol percibidos del grupo de referencia mas próximo, están más fuertemente asociados con los niveles de consumo individual(11-17). El mismo estándar se mantiene para la marihuana(9). La sobreestimación del consumo de alcohol entre los pares es más alta en universidades más grandes que en las pequeñas, probablemente porque los estudiantes tienen menos oportunidades de conocerse entre ellos(11).

La implicación práctica y la sugerencia a la que conducen los resultados de este estudio es que sí, en el desarrollo de campañas y estrategias de prevención que podrían ser más eficaces, se contrarrestase las percepciones erradas que la población ha construido para justificar el consumo, se podría lograr un mayor impacto preventivo y eventualmente se reduciría el comportamiento del uso de drogas. Definitivamente la conducta humana tiene mucho que ver con estándares imitativos; por eso la corrección de la percepción errada podría ser muy eficaz en la intervención reeducativa, por lo que se recomienda que la misma sea realizada por las instituciones y sectores sociales ocupados de la salud preventiva y del problema del abuso de drogas. Tal vez la percepción sobreestimada esté asociada en un individuo con sentimientos de intención de asemejarse a los grupos de referencia para ser aceptado; y tal vez la percepción corregida produzca por eso mismo el efecto contrario. En campañas preventivas podría inclusive pensarse en inducir imaginarios sociales que subestimen las percepciones de consumo atribuidas a los pares, para generar conductas de disminución de consumo, motivadas quizás por la misma necesidad del individuo de sentirse aceptable y semejante a los individuos de sus grupos de referencia.

Igualmente se recomienda usar este y otros tipos de estudio similares(18-20) para sensibilizar a las autoridades universitarias sobre la necesidad de la implementación de políticas o programas de prevención. Deberían hacerse investigaciones para examinar mejores formas de promover la reeducación normativa en las universidades, y para explorar la posible eficacia reeducativa sobre normas erradas con respecto a drogas diferentes al alcohol.

Aunque el porcentaje de uso de cocaína en esta Universidad colombiana es bajo, se debe tomar como una señal de alerta para las autoridades que trabajan en la prevención y tratamiento del consumo. Al respecto, se sugiere diseñar medidas de intervención rápida que impidan el incremento del consumo de esta sustancia.

Se recomienda continuar insistiendo en que se incluya el tema de la prevención del consumo de sustancias psicoactivas en los Proyectos Educativos Institucionales para crear campañas novedosas y atractivas dirigidas a los estudiantes universitarios en las cuales se alerte sobre las consecuencias del consumo de sustancias tanto legales como ilegales. Se recomienda replicar el estudio en otras poblaciones universitarias del país.

 

CONCLUSIONES

Con los hallazgos del estudio se puede concluir que el alcohol es la sustancia psicoactiva de mayor consumo entre los jóvenes. El porcentaje de uso informado por los estudiantes en la muestra y la norma percibida por los estudiantes de la universidad fueron estadísticamente exactos.

Respecto a la norma percibida sobre el sitio de consumo, las más altas frecuencias encontradas fueron en el campus universitario para el tabaco y en las fiestas para las bebidas alcohólicas, la marihuana y la cocaína; y respecto al tipo de compañía usual en el momento del consumo resultaron los compañeros de universidad para tabaco y alcohol y los amigos para la marihuana y la cocaína.

La marihuana fue la droga que, al comparar la norma percibida por los estudiantes y su uso actual, tuvo la mayor sobreestimación de uso en alguna vez en la vida y durante los últimos meses.

 

AGRADECIMIENTOS

Esta investigación se realizó gracias al apoyo, asesoría y patrocinio del Gobierno de Canadá; de la Organización de los Estados Americanos (OEA); de la Comisión Inter-Americana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD); y del Centro de Adicciones y Salud Mental (CAMH)-Canadá. Asimismo, se agradece la colaboración de otros colegas que contribuyeron de forma directa o indirecta en la implementación del estudio.

 

REFERENCIAS

1. World Health Organization. Global status report on alcohol 2004. Geneva: WHO Department on Mental Health and Abuse. 2004 [Access July 31 2007]. Available from: www.who.int/substance_abuse/publication/global_status_report_2004_overview.pdf        [ Links ]

2. World Health Organization. The Tobacco Atlas 2002. Geneva; 2002. [Acess: July 26 2007]. Available from: www.whqlibdoc.who.int/publication/2002/9241562099.pdf        [ Links ]

3. United Nations Office on Drugs and Crime 2007: World Report. Washington: WA UNODC; 2007.         [ Links ]

4. Carlini EA, Galduróz JCF, Noto AR, Nappo AS. I Levantamiento domiciliar Nacional sobre o uso de drogas psicotrópicas: estudio envolviendo as 107 mayores cidades do pais. Sao Paulo: UNIFESP; 2002.         [ Links ]

5. DEVIDA-Comision Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas, Universidad Peruana Cayetano Heredia e Instituto Nacional de Estadistica e Informatica-INEI. II Encuesta nacional de Prevención y consumo de drogas. 2002. Lima; 2003.         [ Links ]

6. Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes. Séptimo estudio nacional de drogas en población general de Chile. Santiago de Chile: CONACE; 2007.         [ Links ]

7. Perkins HW, Meilman PW, Leichliter JS, Cashin JR, Presley CA. Misperceptions of the norms for the frequency of alcohol and other drug use on college campuses. J Am Coll Health. 1999; 47(6):253-64.         [ Links ]

8. Martens MP, Page JC, Mowry ES, Damann KM, Taylor KK, Cimini MD. Differences between actual and perceived student norms: An examination of alcohol use, drug use, and sexual behavior. J Am Coll Health. 2006; 54(5):295-300.         [ Links ]

9. Kilmer J, Walker D, Lee C, Palmer R, Mallet K, Fabiano P, Larimer M. Misperceptions of college student marijuana use: Implications for prevention. J Stud Alcohol. 2006; 67(2):277-81.         [ Links ]

10. Wolfson S. Student's estimates of prevalence of drug use: evidence for a false consensus effect. Psychol Addict Behav. 2000; 14(3):295-8.         [ Links ]

11. Borsari B, Carey KB0. Descriptive and injunctive norms in college drinking: a meta-analytic integration. J Stud Alcohol. 2003; 64(3):331-41.         [ Links ]

12. Lewis MA, Neighbors C. Gender specific misperception of college students drinking norms. Psychol Addict Behav. 2004; 18(4):334-9.         [ Links ]

13. Neighbors C, Dillard AJ, Lewis MA, Bergstrom RL, Neil TA. Normative misperceptions and temporal precedence of perceived norms and drinking. J Stud Alcohol. 2006 March; 67:290-9.         [ Links ]

14. Perkins H, Haines MP, Rice R. Misperceiving the college drinking norm and related problems: a nation study of exposure to prevention information, perceived norms and student alcohol misuse. J Stud Alcohol. 2005; 66: 470-8.         [ Links ]

15. Weitzman ER, NelsonTF, Wechsler H. Taking up binge drinking in college: The influences of person, social group, and environment. J Adolesc Health. 2003; 32:26-35.         [ Links ]

16. Perkins HW. Social norms and the prevention of alcohol misuse in collegiate contexts. J Stud Alcohol Suppl. 2002; 14:164-72.         [ Links ]

17. Kypri K, Langley JD. Perceived social norms and their relation to university student drinking. J Stud Alcohol 2003; 64:829-34.         [ Links ]

18. Santos SMS, Oliveira MLF. Knowledge about Aids and drugs among undergraduate students in a higher education institution in the State of Paraná. Rev Latino-am Enfermagem 2009; 17(4):522-8.         [ Links ]

19. Barroso T, Mendes A, Barbosa A. Analysis of the alcohol consumption phenomenon among adolescents: study carried out with adolescents in intermediate public education. Rev Latino-am Enfermagem 2009; 17(3):347-53.         [ Links ]

20. Jordán Jinez ML, Souza JRM, Pillon SC. Drug use and risk factors among secondary students. Rev Latino-am Enfermagem 2009; 17(2):246-52.         [ Links ]

 

 

Recebido em: 27.4.2009
Aprovado em: 25.9.2009

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License